h1

La mentira es también de quien la escucha…

abril 17, 2008

Acabo de terminar de escuchar una entrevista hecha por Joaquín López-Dóriga a la mexicana Lucía Morett que se ha vuelto famosa por ser la mexicana que sobrevivió al bombardeo del ejército colombiano a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el que murió el número 2 de la guerrilla. Pocas cosas me han parecido tan lamentables como esto, y no por la razón que muchos podrían asegurar, sino por la repetición de la mentira y la búsqueda de la explotación de la figura de víctima. Hay mucho más en este tema. Y no puede ser el patrioterismo el que nos impulse a cerrar los ojos.

Luca Morett. Criminal para unos, vctima para otros.

Lucía Morett: ¿Víctima para unos, criminal para otros?

Y le comento esto porque escuchar a una joven acusar impunemente de terrorista, narcotraficante y delincuente a un presidente elegido por la vía democrática, escudada bajo el anonimato de la distancia y desde una posición de lo más debilitada por la credibilidad menguada, me resulta angustiante. ¿Hasta cuándo permitiremos como medios de comunicación un periodismo sesgado que se envuelva en el griterío patrioteril para hablar de cosas incompletas? Si bien es una desgracia la muerte de quien sea en las circunstancias que sean, no debemos olvidar que nadie se ha esforzado en responder las siguientes preguntas:

  • ¿Qué hacían Lucía y los demás en medio de un campamento de las FARC?
  • ¿En verdad espera que le crean el argumento de que llegaron a una misión académica humanitaria?
  • ¿Tan fácil será acercarse a los líderes de una guerrilla francamente terrorista y criminal?
  • De ser así, ¿no deberíamos empezar a mandar estudiantes de la UNAM a buscar a Osama o al Chapo?
  • ¿Juzgaremos sesgado el caso, tan solo por la muerte de los mexicanos?
  • ¿Cómo va la investigación tras la denuncia del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal en la que se entrega documentación que muestra que Lucía, desde el 2002, fungía como representante de las FARC en México?

Desde que sucedió el hecho, no puedo evitar pensar en que todo lo que aquí sucede parece un completo absurdo. Sí es lamentable la muerte de los mexicanos que ahí estaban. Sí es una suerte la supervivencia de Lucía. Pero también hay cosas pendientes que nadie, ni Lucía, ni los medios, ni los gobiernos involucrados han salido a aclarar. Y, mientras esto suceda, Lucía seguirá convertida en lo que, hasta el día de hoy, parece ser: un pretexto de conflicto; una razón de encono, una materia prima para la discusión innecesaria; una simple herramienta de la polarización.

Cuidado. Eso tenemos de sobra y parece que nadie quiere detenerlo.
Saludos,
D

Anuncios

2 comentarios

  1. Creo que hay cosas de fondo que son muy importantes mencionar. Es cierto que el Gobierno Colombiano violentó principios de Derecho internacional tales como: el Respeto a la Soberanía de los Pueblos y el principio de Inviolabilidad Territorial; pero los gobiernos de Venezuela y Ecuador han violentado constantemente los principios de Cooperación entre los pueblos, Paz, Solidaridad en el combate a la delincuencia y de Abatimiento al Terrorismo. En este sentido, sin justificar una acción militar en territorio ajeno, es claro que el Gobierno Colombiano debe encaminar todos sus esfuerzos en que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sean desmanteladas y sofocadaza su operación.

    Es claro, además, que la movilización de tropas de las Fuerzas Armadas Venezolanas en la frontera con Colombia, tenía como fin la protección del territorio donde se encontraban Iván Márquez y Ariel Losada, entre otros líderes de las FARC, aliados incondicionales de la células bolivarianas. En consecuencia, es claro que el Presidente Uribe ha decidido asumir los costos políticos que acciones como éstas conllevan, con el fin de proteger al pueblo colombiano. Vemos diariamente las noticias donde los hijos de Ingrid Betancourt piden entre lágrimas y gritos la libertad de su madre e imaginamos que es igual el sufrimiento de cientos de familias, que tienen a miembros de éstas secuestradas por las FARC.

    Independientemente a que estemos o no de acuerdo con las acusaciones del Presidente de Colombia, Álvaro Uribe, que calificó de terroristas, narcotraficantes, secuestradores y delincuentes a Lucía Moret y a las personas que se encontraban en ese campamento, lo que si es una realidad es que de no ser directamente responsables de este delito, sin son culpables de apología del delito. Es claro que estas personas no estaban en la zona como parte de una misión humanitaria a favor de los secuestrados o como investigadores, sino que iban con el fin de coadyuvar con las FARC. Anteriormente se había visto a Lucía Moret en actos de propaganda, difusión y enalteciendo grupos guerrilleros, como lo mostró la televisión nacional en aquel video donde ella, personalmente, daba el discurso de bienvenida al Sub-comandante Marcos y al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) –definiéndolos y exaltándoles con el mote “dignidad rebelde”- en las instalaciones de la UNAM.

    Para aquél que no tenga conocimientos jurídicos, explicaremos que la apología del delito es el apoyar, enaltecer, exaltar y/o difundir de manera pública actividades delictivas, en este caso de manera clara se reivindican actos de rebelión militar, delitos contra del Estado, asociación ilícita, sedición y atentados, e incluso actos de terrorismo y narcotráfico.

    Las FARC no son grupos beligerantes, pues, no cumplen con los requisitos establecidos por el artículo 1 del Protocolo Adicional II del Convenio de Ginebra de 1977, los cuales son: mando responsable, ocupar parte de relaciones del estado, realizar actos de gobierno y conducirse de acuerdo a las Leyes de la Guerra, en consecuencia apoyar a las FARC, no es apoyar a un grupo beligerante, sino apoyar a secuestradores y narcotraficantes. Además, es un secreto a voces, en algunas esferas de poder y en de la milicia mexicana, el hecho de que muchos mexicanos se preparan en Latinoamérica con el fin de crear grupos armados subversivos en México, con lo cual este tipo de individuos se vuelven un peligro para nuestra seguridad nacional.

    Es cuanto.

    P.D. Felicidades me estimado Dragoné.


  2. Corrijo algunos errores:

    Al final de 1er párrafo es sofocada en lugar de sofocadaza.

    Y en el P.D., lo correcto es: Felicidades mi estimado Dragonné.

    P.D. Discúlpenme, pero escribí sin verificar antes de darle clic.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: