h1

Bienvenido a Avenida Q.

abril 27, 2008

Si usted combina Plaza Sésamo, con ambiente urbano y temas tabú como la sexualidad y el racismo, todo hecho desde la presencia de los puppets y con una música sugestiva, atrevida y directa, el resultado que obtendrá sera Avenida Q, el nuevo musical creado por Robert López y Jeff Marx que, gracias al apoyo y las ganas que varios productores mexicanos -entre ellos Daniel Birman- le pusieron, ha llegado a México desde NY con la misión de conquistar al público mexicano. Fui a Avenida Q en el Centro Cultural Telmex. Me invitó un amigo actor que sabe mi afición por el teatro musical y, en especial, por esta obra que aún no he tenido oportunidad de ver en NY pero de la que tengo el Soundtrack casi desde que salió a la venta. Y, he de confesar que, como seguro les ha pasado si han visto una obra original, tuve un poco de miedo acerca de la traducción y adaptación de una obra como Avenida Q a la idiosincracia mexicana y más cuando supe que el director de la obra sería Felipe Fernández del Paso, alguien en quien no confío mucho pues su trabajo previo como director en Cabaret y El Graduado me pareció por debajo de lo que el teatro necesita. Nadie le quita sus grandes capacidades como decorador y director de arte, pero como director -a mi muy humilde opinión- aún le falta algo por encontrar. Sin embargo, el reparto parece hacer la mayor parte del trabajo. Así que, para esta ocasión, dejé la expectativa en un nivel adecuado para ver la obra.

El trabajo de Fernández como director y adaptador de la obra me sigue pareciendo un tanto plano, además de que su traducción de la canción “There’s a Fine, Fine Line” raya en lo absurdo y destroza toda la fuerza del concepto con el que la canción fue escrita convirtiéndola en una simple parte más del musical en su conjunto. Así también la traducción hecha a varias canciones me parece rompen con el sentido y la fuerza que tienen en la versión original, desde la autocensura evidente para adaptar “Everyone’s a little bit racist” hasta la mexicanización de “Mix Tape” que sólo pareció incluir canciones divergentes y no con títulos deliciosamente sugestivos como la versión original. A manera de anécdota, previo a la función, Fernández del Paso salió a prejustificar los posibles errores que pudieran existir durante el desarrollo de la obra (que sí, efectivamente, existieron como en cualquier pre-estreno, estreno, representación 3 o 300… así es el teatro y por eso dicen que ninguna función es igual a la anterior) y los que los actores pudieran tener en sus interpretaciones, lo que me parece una falta de confianza en el equipo que está poniendo su esfuerzo en el escenario y, por mucho, una de las peores faltas de respeto que se le pueden hacer a un actor. Eso sí, hizo todo esto tras “asegurar” que si había errores no serían de dirección, lo cual me parece deleznable, soberbio y vulgar. Pero no todo es malo. De hecho, hay más cosas buenas que malas.

El reparto me sorprendió mucho más de lo que hubiera esperado. Mónica Huarte nunca hubiera esperado que tuviera esa capacidad vocal para interpretar, con tal fuerza, el papel de Katy Monster. Más allá de la pésima traducción, su voz en “Es una frustración” (asumo que así le pondrán a la versión en español de There’s a Fine, Fine Line), encierra los sentimientos que tiene que expresar y estoy seguro que de no conocer la letra en inglés, hubiera sentido, al menos, un nudo en la garganta por la calidad de su interpretación. Obviamente en las demás canciones, Mónica deja en claro que el papel era suyo por necesidad y justicia. Hiromi (sí, esa Hiromi que vieron en La Academia) está increíble en su papel. Es una válvula de escape y logra atrapar al público en su interpretación, además que demuestra que sí canta y que lo hace muy bien. Un buen mensaje para aquellas disqueras que no han dado en el clavo. Jass, en un papel un poco plano como el de Carlitos (el portero y una referencia que no les arruinaré hasta que la vean), se presenta como el mejor talento vocal que he visto en mucho tiempo. Aguas a todos aquellos que andan por ahí buscando una voz principal para el teatro musical porque esta niña -apenas tiene 17 años, según la página oficial de Avenida Q- tiene un talento que no le cabe en el cuerpo.

Por último, Luis Gerardo Méndez confirma lo que ya sabían muchos: su talento es impresionante. La capacidad que tiene para interpretar a Princeton (traducido aquí como Eugenio) y a Rod (el gay de closet al que mexicanizaron como Rodri) es digna de una ovación de pie de varios minutos. No sólo hace creíbles a ambos personajes, sino que sí están diferenciados entre sí. Si no fuera porque vemos a Luis Gerardo interpretar a ambos, podríamos jurar que es otro actor quien realiza la voz al fondo del escenario. Pero, además, lo que ya había mostrado Méndez en su interpretación de Colate en el musical Hoy No Me Puedo Levantar, podría palidecer con lo que logra en esta nueva producción. Durante el intermedio, platicando con mi amigo, creo haber resumido lo que me dejó su interpretación con la siguiente frase: dirigir a Luis Gerardo debe ser un placer absoluto. Y no sólo a él, sino a todos. Creo que, en esta ocasión, Fernández del Paso tiene una gran ventaja frente a otros momentos: sus actores podrán hacer todo el trabajo pues el talento que derrochan facilitará la labor de cualquier director. ¿Sabe por qué lo digo? Porque llega un punto en la obra en la que ya no ve uno a los muppets como muppets, sino como una parte del actor, una extensión de su trabajo escénico y, a pesar de ser el mismo muñeco, uno empieza a traspasar las emociones al muñeco.

Si tuviera que calificar la obra le daría un 8.5 pues se queda un poco corta tras lo que hicieron con la traducción en algunas canciones y también creo que la adaptación del guión buscó, en algunas ocasiones y situaciones, irse por el chiste fácil antes que buscarle alternativas que respeten el origen irreverente pero no por ello menos devastador e inquietante. Pero, en general, creo que es el regreso del musical exitoso a México. Ésta dinámica teatral siempre será un respiro a la industria y algo que, como público, agradeceremos cada fin de semana. ¿Se las recomendaría? Sí, sin duda alguna. Es más, vayan dos o tres veces. Nunca será suficiente de las interpretaciones que esta noche escuché.

Así que ya lo saben. Tú y tus amigos viven en casa del Q… Bienvenido a Avenida Q.

Saludos,
D

Anuncios

7 comentarios

  1. Tu comentario me parece bastante centrado y objetivo, pero no estoy de acuerdo con tu conclusión. Avenue Q es una obra que tiene garantizado el éxito no importa que tan mal esté montada. Como ya se ha demostrado en múltiples encarnaciones, no importa si está mal cantada, si no tiene escenografía, o sí ésta es pobre, si salen con títeres mal hechos o incluso sin títeres, como lo demuestra una versión argentina que esta rolando por You tube, así como múltiples versiones que ahí aparecen, la obra será un éxito garantizado gracias a su historia y las situaciones que plantea. Pero cuando una obra es un montaje de otras obras surgidos en otros lugares, en especial Broadway, la obra debe aspirar a recibir el apelativo “No le pide nada a Broadway”, que grandes puestas en México han alcanzado y algunas superado. Es el mínimo aceptable, pues como franquicias los productores trabajan con un producto hecho y probado. Y es una leyenda aquello de que la adaptación sea difícil, pues ya se ha hecho en español (Argentina, España, México) aunque no de manera oficial. Esta adaptación no pudo con el paquete, pues de hecho quitaron la canción schadenfreude, que es la que representa el reto más grande. Hay obras en México que han logrado el 10 y hasta el 11. Para mí, considerando que la labor pesada ha sido de Witty, López, y Marx, a lo que le toca por esta versión en México apenas y se saca un 6.


  2. Agradezco tu comentario. No comparto, sin embargo, tu 6 de calificación pues aunque la adaptación y traducción de Fernández del Paso raya un poco en lo lamentable por la eliminación de Schadenfreude y la traducción sin fuerza de There’s a Fine, Fine Line, las actuaciones rayan en la perfección (no sé con quién te toco verla, si con Christian Chávez o con Luis Gerardo Méndez) y, siendo justos, el mensaje de la obra permea a través, incluso, de las inconsistencias de su director.
    Pero, la diversidad de opiniones es lo que nos alimenta a todos, ¿no?
    Saludos,
    D


  3. Tienes razón, disculpa, pasé por alto a los actores que sin duda tienen gran talento. Cuando pensaba en el 6 lo hice pensando solo en la producción, y en la adaptación, y como dices a pesar de las inconsistencias el mensaje de la obra permea , pero eso es merito de los autores y no del director.
    Los actores definitivamente le añaden puntos.

    Definitivamente Luis Gerardo tiene talento, aunque deseo ver brillar igual a los otros, como ha sucedido en Broadway, donde el cast ha sido tan perfecto que todos los personajes han sido memorables.Y ya que mencionas a Christian, no se si en verdad llegue a dar alguna función, ya que según he leído estará de gira con su grupo. Espero que sí llegue a participar, porque sea bueno o no en el papel, me parecería injusto que no lo hiciera, siendo su persona quien ha dado mayor promoción a esta obra.

    Bueno sigue, escribiendo cosas interesantes.
    Saludos


  4. …efectivamente.. Jaas tiene un talento que no le cabe en el cuerpo =] .. vayan a ver la obra! es buena!! =]

    los inicios de Jaas:

    http://www.adareyes.cjb.net


  5. Una produccion musical o es completa y se evalua todos los elementos o entonces no se evalua nada, si hay una pesima traduccion combinada con una pesima produccion, entonces no podemos hablar de que los actores rescaten algo irrescatable, aceptemoslo, esto no es shakespeare, una comedia musical necesita del elemento de show y espectacularidad, he visto avenue q en londres, nueva york y mexico y por mucho es una tristeza lo que le hicieron a ese musical no importan las interpretaciones solamente, es TODO por que pagas un alto precio por ver un buen musical. Si no siempre nos queda el recurso de: “Estuvo bien para ser la primera…” “Lo bueno es que ahi hay talento… Lo siento pero hay que definir el tipo de teatro que vemos… y si es musical debe llenar ciertos requisitos… es una completa vergüenza lo que hicieron con Avenue Q


  6. Muy interesante la opinion de Alejandro -agosto 29-
    y ya me estoy anticipando que podre ver la obra
    en NY en diciembre…seguro sera el paraiso.
    En Mexico, no fue el infierno, pero si el purgatorio.
    Necesitaba otro director y traductor.
    Ana Graham cuando traduce y dirige obras de autores ingleses lo hace DE UNA MANERA EXCELENTE.


  7. En verdad, a mi NO me gustó…
    Aunque tiene buena producción y me toco ver las dos…
    La version Mexico, difiere mucho que la de Broadway en Mushisimos aspectos…
    La obra en Broadway, no recurre a tantas ofensas, como la de aquí, ademas, se desarrollan los personajes de una manera mas sutil y alivianada…
    Aqui en muchas ocasiones se sobreactuan demasiado.
    Ademas MEXICANIZARLA Tanto, no habia tanto sentido, igual sucedió con Los Productores, que se escuchaba una ULLA muy cubana cuando era europea…
    En fin, fueron casi dos horas que medio me sacaron una que otra risa, pero no como para considerarla, la comedia musical del año.
    En ese caso, me siguio sorprendiendo más La Bella y la Bestia…
    Pero en fin si a alguien le gusto Avenue Q, aqui en México, pues en gustos se rompen generos…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: