h1

Nutrición y Estrés

mayo 9, 2008

Por: Dra. Gabriela Gutiérrez Salmeán.

El trabajo diario, un divorcio, los problemas cotidianos, nacimiento de un bebé, el dinero, el tráfico, un ascenso, los exámenes… la lista sigue indefinidamente. Ya sea que los eventos que nos suceden sean desafiantes o emocionantes, a menudo traen estrés consigo. El estrés puede motivarnos a probar nuevas cosas y alcanzar nuestras metas; pero, demasiado estrés nos puede hacer sentir cansados, deprimidos, sin ganas de gana y hasta enfermos.

El estrés es una serie de cambios y sensaciones que nuestro organismo experimenta en el afán de adaptarse a un ambiente constantemente cambiante. Si estás estresado por mucho tiempo, tu salud puede peligrar, especialmente si no te alimentas correctamente. Puedes tener problemas para dormir, ganar o perder peso, problemas digestivos, etc.

¿LA NUTRICIÓN PUEDE AYUDAR?

Los periodos de estrés suelen caracterizarse por que las personas comen demasiado o muy poco, a manera de canalizar el estrés y liberarse (un poco) de él. Una alimentación saludable NO te librará por completo del estrés, pero te ayudará a reaccionar y manejarlo adecuadamente.

¿EL ESTRÉS HA DISMINUÍDO TU APETITO?

A veces, cuando estamos estresados, podemos sentirnos demasiado ocupados o sobrecogidos para pensar en la comida. El estrés puede afectar nuestro apetito, pero si nos saltamos comidas, aumenta “la carga” que tenemos y puede dolernos la cabeza.

Come pequeñas cantidades más a menudo. Asegúrate de tener alimentos saludables a la mano. Algunas sugerencias son: yogurt, trozos de queso bajo en grasa, galletas saladas, frutas frescas o verduras picadas.

TIPS EN NUTRICIÓN PARA EL ESTRÉS

  • Lleva una dieta alta en nutrimentos y en fibra: prefiere cereales integrales, verduras, frutas y leguminosas (frijol, lentejas, habas…)
  • Come regularmente y evita saltarte comidas: haz tres comidas y dos colaciones diariamente. Evita pasar más de 4 horas sin alimento. Aunque estés en la calle, trata de llevar algo como una barrita, una fruta fresca o un yogurt.
  • Haz del tiempo de comida una oportunidad para desacelerarte y relajarte: aparte un tiempo de tu día para disfrutar de una comida saludable y nutritiva. Mastica lentamente y disfruta cada bocado; esto ayudará a evitar indigestiones. Pon atención a las “pistas” de hambre; come cuando la tengas y para cuando estés satisfecho.
  • Reduce la cafeína: la cafeína es un estimulante contenido en café, refrescos de cola, chocolates, tés y algunos medicamentos. Demasiada cafeína puede provocarte problemas para dormir, dolores de cabeza, irritabilidad y ansiedad. Disminuir tu consumo puede ayudarte a sentirte un poco menos tenso durante los periodos de estrés. Limita tu consumo a 2 tazas de café al día.
  • Toma mucha agua: para mantenerte hidratado, trata de tener siempre agua en tu escritorio o lugar de trabajo para dar sorbos a lo largo del día. Esto te dará además algo qué hacer cuando estás nervioso o tenso, lo cual puede ayudarte a disminuir tu “necesidad” de cafeína o comer para calmar tu ansiedad.

QUÉ HACER PARA LAS COMIDAS POR ESTRÉS

Algunas personas tienden a comer de más cuando están estresadas. Los “alimentos reconfortantes” son la opción elegida más frecuentemente. Si éstos son, por lo regular, no saludables y/o nutritivos, un exceso puede provocar problemas de salud.

Afortunadamente, también existen opciones saludables para los “alimentos reconfortantes”. Algunas ideas son:

  • Fruta fresca
  • Verduras crudas picadas
  • Pretzels o galletas saladas
  • Yogurt bajo en grasa
  • Sándwich vegetariano
  • Tostadas horneadas
  • Cereal integral
  • Barritas de cereal
  • Palomitas naturales (sin mantequilla)

Piensa por qué estás comiendo… ¿es porque tienes hambre o ansiedad? Está bien comer para calmar tu estrés, pero puedes optar por otras actividades para combatirlo.

OTRAS ACTIVIDADES PARA COMBATIR EL ESTRÉS

  • Sé físicamente activo. El ejercicio regular mejorará tu humor, aliviará el estrés e incrementará tu sensación de bienestar. Haz algo que disfrutes: camina, patina, anda en bicicleta, haz tu jardín…
  • Practica actividades relajantes como yoga o meditación.
  • Compra un libro o revista que te interese ¡y léelo!
  • Toma un baño largo.
  • Intenta dormir lo suficiente.
  • Comparte y platica tus sentimientos. Hablar con alguien y desahogarte puede ayudarte a sentir mejor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: