h1

¿Aguila juarista o sol azteca?

mayo 11, 2008

El merenguero tiene la mejor fama del mundo en cuanto a volados se refiere. Enfrentarse a cara o cruz con él equivale a una batalla perdida; una especie de David contra Goliat pero sin la ventaja de la honda y la piedra. Uno siempre termina pagando el doble por el merengue y ya el sabor no es el mismo. En el PRD lo saben. Déjeme explicarle.

Cuando parece que lo hemos escuchado todo, alguien sale a poner más alto el estándar de competencia en la carrera de la estupidez. Manuel Camacho Solís se aventó el primer dislate digno de anecdotario perenne al sugerir que la crisis en el PRD podría resolverse con un volado. Ha llegado a tal grado la crisis en el que fuera partido insignia de la izquierda que ya cualquier absurdo parece ser aceptado y se hace en nombre de evitar, a toda costa, una ruptura que, desde antes del proceso electoral interno, era más que evidente. Quién pide cruz y quién cara ya no tiene importancia, pues han terminado de contar el 100% de los votos y la moneda parece haber caído del lado de Jesús Ortega, con una diferencia de 16 mil 200 votos que, ahora, empantanará aún más el ya insalvable proceso y terminará de desgarrar los pequeños jirones restantes de un instituto político que se sostuvo a un paso del abismo y, cual seguidores de un clásico, dieron no sólo uno, sino dos y hasta tres pasos adelante. Se cumplirá, congruentes en su intolerancia y tiranía, lo que hemos dicho en muchas ocasiones: la ruptura, la escisión de las corrientes y la formación de un nuevo partido político que, cual sueño maoísta, enarbolará al presidente ilegal como su estandarte y guía espiritual rumbo a los puestos de poder. En el camino se quedarán las advertencias de un Cárdenas que salió del autoexilio ideológico para proponer soluciones que rearmen los pedazos de un PRD devastado por sus propias corruptelas y su permisibilidad ante la multiplicación de tribus y el crecimiento virulento de líderes de facto. Aventemos un volado como simple ejercicio morboso para apostar el merengue a favor o en contra de una izquierda autodestructiva que condena su registro y su búsqueda de lugar en la historia con base en los caprichos de un grupo que, una y otra vez, demuestra su incapacidad para aceptar la derrota como parte fundamental de la democracia. ¿Aguila juarista o sol azteca? No importa… Ambos lados están ilegibles por el óxido y el desaseo. Mejor cambiemos la moneda.

Saludos,
D

Anuncios

One comment

  1. Carlos:

    Muy bueno. Saludos!

    Daniel Barragán C.
    2008/Mayo/11 11:16



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: