h1

¿Es en serio? América 2 – Santos 0

mayo 16, 2008

La semana pasada platicamos acerca del “milagro” americanista y sus consecuencias mediáticas y anímicas en el equipo de Coapa. Hacíamos énfasis en que esta victoria que las Águilas habían logrado en el mítico estadio Maracaná no debía quitar la vista del pésimo desempeño que tuvo la escuadra en el torneo local. El Director Técnico interino parece haber encontrado algún tipo de respuesta o fórmula para hacer funcionar a los jugadores en la cancha. Pero no nos engañemos. A pesar de la extraordinaria satisfacción para la afición, aún el resultado positivo deja en evidencia algo duro y absoluto: ¿por qué hasta ahora?

La afición está volcada en su equipo como no lo pudieron hacer durante toda la temporada regular del torneo mexicano en el que, como nunca, terminaron hasta el sótano de la clasificación. Más allá de que lo sucedido en la Copa Santander Libertadores es una loza gigantesca y titánica sobre la espalda de Rubén Omar Romano -por aquello de quién se atreverá a contratarlo con ese historial-, valga el espacio para hacernos algunas preguntas. Si el América no pudo conseguir ninguna clase de refuerzos para su actuación en el certamen sudamericano, ¿cómo es que, de la nada, todo parece miel sobre hojuelas? ¿No son los mismos jugadores que, semana a semana, ofrecieron el más lamentable espectáculo en la cancha?  No estamos hablando de una modificación genética que, de una semana a otra, los convirtió en cracks absolutos. ¿No es esto una prueba de lo poco que los jugadores están comprometidos con la camiseta? Porque no podemos olvidar que el torneo sudamericano representa un escaparate demasiado interesante como para ser ignorado. Es decir, ¿los jugadores juegan por el compromiso con la camiseta o por los posibles observadores internacionales que siguen la Copa?

Y es que, más allá del resultado favorable o de una afición encantada con la nueva luna de miel que el equipo tiene con el público, no debemos obviar el espacio a la reflexión y preguntarnos ¿por qué hasta ahora el funcionamiento individual y colectivo? No debemos tapar el sol con dos victorias -por muy valiosas que éstas sean- y hay que insistir en que la limpieza del club debe ser de fondo y retomando la ideología americanista no para la afición -que hoy, por si quedaba duda, demostró que sigue presente, a pesar de todo-, sino en los jugadores que se enfundan en la camiseta. Y para eso no habrá otra más que voltear al interior, a casa, a las fuerzas básicas. Luna no es el mesías ni el salvador. No nos perdamos en la ilusión o el espejismo de estas victorias. Sí, hay que disfrutarlas. Pero hay que seguir exigiendo que el América se levanta de entre las cenizas cambiado, no solamente maquillado.

Saludos,
D

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: