h1

¿Cuánto quieres perder, Felipe?

mayo 25, 2008

“¿Cuánto quieres perder?” -pregunta la conductora. Del otro lado del escenario, no están los participantes de este reality show, ni el PRD con sus números de imagen pública tras la trapería. En la esquina del escenario está México en sí, haciendo cuentas y sumando muertos en una lucha sin estrategia del estado (ni modo, en minúsculas) que, en el discurso, siempre dicen que vamos ganando. Déjeme explicarle.

México está perdiendo, y por mucho, esta guerra contra el crimen organizado. Los números publicados en Milenio ayer son espeluznantes. 1,378 ejecutados en lo que va del año y, lo peor de todo el asunto, es que las instituciones de procuración de justicia salen a comentar los números con el falaz argumento de la cobardía del enemigo y el avance en esta lucha. Me recuerda un poco a la necedad y locura bélica de Lyndon B. Johnson cuando se buscaba una declaración con respecto a la debacle vietnamita en su administración. Eduardo Medina Mora sale a hablar de los más de 450 ejecutados de las fuerzas del orden en este 2008 como parte simple de una estadística, casi rayando en el discurso del “te lo dije” cuando rememora los riesgos que advirtieron al inicio de este enfrentamiento. Pero, una vez más, lastima el discurso repetido de la acusación por decreto o de la justificación de la victoria. Porque bajo los argumentos del gobierno federal, el aumento de 47% en las ejecuciones (siempre bajo el supuesto de que las cifras oficiales sean, en efecto, las verdaderas) se debe a una señal de debilidad de los grupos del crimen organizado que “están desesperados”. ¿En verdad lo cree, Sr. procurador (la mayúscula se gana)? ¿No será, realmente, una muestra de desesperación la que el gobierno federal exhibe al casi vanagloriar los 350 millones de dólares del Plan Mérida que, más que apoyo, representa la nueva máscara de la lamentable “certificación”? La cosa es que esta administración se aventó a una guerra con los ojos vendados y hoy los números no mienten en su estadística sanguinaria: estamos perdiendo no sólo la guerra, sino también la brújula. Mouriño dice que “el hampa no nos intimida”. Quizá sea porque, en palabras de Medina Mora, aún los ven de lejos, en el jardín de la casa. A ver qué sucede cuando se instalen en la cocina. Quizá sea un buen momento para preguntarle al estado, con las facturas de las funerarias y los cementerios a la mano: “¿Cuánto quieres perder?”

Saludos;
D

Anuncios

3 comentarios

  1. Debo suponer que tu conclusión, la que por cierto no mencionas, amen de no ofrecer ninguna idea, es que el Presidente Calderón le entregué la titularidad de la Presidencia de la república al Chapo Guzmán.

    Genial!, solo que la guerra no es de Calderón sino de todos los que formamos el Estado Mexicano, incluyendote a ti ( te pongo en minúsculas por que parece que no te das cuenta) contra el crimen organizado, y no, simplemente no la podemos perder!


  2. En ningún momento se plantea la idea de una rendición. Pero como ciudadano y parte del estado mexicano, no solo es mi derecho, sino mi obligación exigir planes y estrategias al gobierno para entablar una guerra contra la delincuencia en la que van navegando con ceguera y sin brújula. Y tan me doy cuenta que la guerra es de todos, mi estimado Fernando que, como miembro de la sociedad, exijo un sentido de dirección en esta guerra y no sólo cuentas de los muertos que han caído como carne de cañón en un campo de batalla plagado de demagogia y falta de valor para aceptar los costos político-electorales que representaría una estrategia definida y frontal. Y entonces sí, los muertos no habrán muerto en vano. Porque hoy, ¿quién puede decir otra cosa?


  3. Veo con agrado que tocas un probema, que a muchos lastima. realmente tienes razon en lo que dices. pero si vemos al narcotrafico como un “negocio algo obscuro”. donde elas tecnicas de harvard y las teorias economicas de la universidad de yale. se estrellan estrepitosamente con una realidad. entonces. cpmprenderemos que esa lucha nunca se ganara, por ninguno de los dos bandos, pero si por el contrario se ponen reglas para este juego, nos iria mucho mejor que ahora.
    pienso que en estos tiempos el gobierno federal ha entrado a una lucha para que algunos de los bandos que no conocemos sea el que se beneficie con esta “guerra”. y que los demas mortales no sepamos casi absolutamente nada o no nos enteremos bien de las cosas.
    narcotrafico siempre lo habra, sobre todo cuando al otro lado de la barda hay un gran consumidor que paga lo que sea con tal de tener su dosis diaria. si lo vemos de este modo; !no seria mejorel hacer alianzas con los grupos que la venden , y asi tener unas mejores ganacias?. y asi los miertos no serian tantos dia a dia.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: