h1

Diabetes en el Mexicano

junio 8, 2008

Por: Dra. Gabriela Gutiérrez Salmeán

Sabemos que la obesidad y el sobrepeso se han convertido en un grave problema de salud pública tanto en nuestro país como a nivel mundial. Estas enfermedades predisponen al individuo al padecimiento de otras alteraciones en el organismo, tales como hipertensión arterial, hipercolesterolemia, aterosclerosis, resistencia a la insulina (e hiperglucemia) y diabetes mellitus. Sin embargo, ¿hemos pensado por qué ha habido un aumento alarmante en el padecimiento de diabetes en nuestro país en los últimos tiempos? Sí, podemos justificarlo por los recientes estudios que han mostrado que el mexicano, por raza y herencia, tiene una mayor predisposición al padecimiento de que esta enfermedades que otras etnias a nivel mundial; pero también hay que analizar los otros factores que intervienen.

Los factores que se consideran de riesgo para el desarrollo de la obesidad son un consumo energético excesivo, sedentarismo y factores hereditarios, entre otros. En México, el aparente desarrollo económico en la última década es un factor que ha contribuido en el estilo de vida, los hábitos alimentarios, las costumbres, la conducta, etc.

Nuestra nutritiva dieta, tradicionalmente rica en fibra por el consumo de cereales, leguminosas, así como frutas y verduras en menor cantidad, lo mismo que productos de origen animal, está cambiando y cada día es más parecida a la de algunos países industrializados (dieta con elevado contenido energético, proteínas y grasa de origen animal, baja en fibra). Esta poderosa influencia ha afectado no sólo a México sino a todo el mundo. Un ejemplo es el ingreso a la cultura del “pago-ahorro”: pague menos, obtenga más, por lo que resulta más barato ser obeso.

Es común pensar que el grado de obesidad actualmente presentado en la población mexicana se atribuye al desplazamiento de este tipo de alimentos en la dieta del mexicano por el auge de la tan famosa “comida chatarra”; no obstante, la comida mexicana tradicional también posee un alto contenido de grasas pues desde está en sopes, tacos, gorditas, quesadillas y una lista interminable de “antojitos mexicanos”, algunos de ellos se les adiciona crema o queso, lo que los convierte en una verdadera bomba para el organismo. Aunado a ello, las pizzas, sopas instantáneas, hamburguesas, hot-dogs y alimentos enlatados son del gusto de los mexicanos pero esto también corresponde a un alto peligro para la salud.

Respecto al estilo de vida, el gran auge de la televisión y de los juegos de vídeo ha sido otro factor de gran influencia. En México se lee muy poco, pero en contraposición se ve la televisión. En este sentido, la televisión no sólo modifica conductas y hábitos, sino que promueve el consumo de ciertos productos: de los anuncios publicitarios de televisión destinados a alimentos, el 85% están destinados a la promoción de refrescos, pastelitos y frituras.

Así, podemos justificarnos en lo que comúnmente se escucha: “los latinos tienen una predisposición genética que favorece el desarrollo de la diabetes”. Puede ser que esta aseveración sea verdadera, sin embargo, ¿cuándo nos haremos responsables de nuestra propia alimentación y estilos de vida? Es de gran importancia asumir esta responsabilidad antes de escudarnos en la genética ya que la genética únicamente se expresa cuando existe un medio apropiado que favorezca su manifestación, sea éste la dieta, el sedentarismo, tabaquismo… que es también –en gran medida- lo que propicia el curso de la diabetes.

Anuncios

3 comentarios

  1. porque especificamente en los mexicanos se dice que hay predisposición, que no diferencia de otros grupos etnicos o porque particularmente en los latinos hay pas prevalencia de diabetes historicamente? me perece que la explicación de la genetica ha sido rebasada hoy en dia


  2. David:
    El mexicano tiene una predisposición genética tanto a la obesidad como a la diabetes. Ahora, cuando hay obesidad existe una mucha mayor probabilidad de que se desarrolle diabetes. Sin embargo, el ambiente hace q se exprese (o no) la genética; es decir, el mexicano PUEDE ser más susceptible a ganar peso, pero lo q realmente va a determinar esto es su comportamiento (cuánto y qué come, actividad física, etc.)… Hay un artículo interesante en: http://www.springerlink.com/content/j587451256222017/

    Saludos,


  3. El componente más importante en la aparición de obesidad y diabetes es el consumo desmedido de hidratos de carbono, sobre todo azucares simples.
    Piensenlo: el refresco no tiene una pizca de grasa, es pura azucar y con un altisimo contenido energetico.

    Y la otra es que ya no nos gastamos la energía que consumimos, no Hacemos actividad física.

    El gran problema de los cereales de “cajita” es que traen azucar añadida y en el proceso de industrialización se les ha removido la mayor parte de la fibra.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: