h1

¿Cómo se siente, Ingrid Betancourt?

julio 3, 2008

¿Cómo se siente la libertad, después de 6 años de estar despertando en pisos que no eran tuyos, por muy colombianos que fueran? Hoy ya suena lejano ese 16 de febrero de 2002 en el que las FARC decidieron romperte la vida en pedazos para jugar al intercambio de rehenes y al chantaje inhumano de políticos por guerrilleros y, al hacerlo, te llevaron a ese peligroso terreno de la vergüenza en donde nada justifica esta forma de terrorismo disfrazada de guerrilla social y popular. ¿Cómo se siente respirar por primera vez un aire que sabe a familia, aunque todos los días la añoranza los acercaba más que ninguna otra cosa? Desde el día 1 te volviste más cercana a los tuyos de lo que hubieras podido imaginar. Y la creatividad se desbordó para buscar formas en las que se rompieron todas las reglas de la comunicación efectiva, pues tu papel de receptor e interlocutor tuvimos que imaginarlo a través de los mensajes y los programas que todos los días, a las 5 de la mañana, se convirtieron en el vínculo contigo, en esa añoranza de verte viva más allá de los videos humillantes y las fotografías que, como prueba de vida, nos lanzaban a cuentagotas.

¿Cómo se siente que te hayan querido robar tu individualidad aunque hoy eres más única que nunca? Supiste sobrevivir con dignidad un largo proceso de violencia sin argumento y salir a la calle en tus primeras horas de libertad no para levantar la voz contra quienes te mantuvieron lastimosamente presa, sino para apelar a su sentido de cordura y humanidad en busca del perdón para quienes, con el operativo implementado, se vieron engañados y que, bajo el irracional reglamento del Ejército Popular, habrían de ser ejecutados. Nunca más bajarás la mirada en reproche, sino que abrirás siempre los ojos con la frente en alto y te sabrás irrepetible. ¿Cómo se siente caminar junto a los mismos amigos de siempre, pero sin las esposas o la malicia del vigilante perverso? Hoy te costará mucho no mirar por encima del hombro al escuchar pasos desconocidos y será complicado para tus instintos no tomar lo que se pueda y salir corriendo al sonido de un helicóptero cualquiera. Pero antes de que des el segundo paso en tu huída subconciente, te mirarás las manos y no verás ataduras reales o imaginarias. Hoy, los rostros que viste día con día envueltos en la incertidumbre, imprimirán en tu mente su sonrisa y esperanza para después, seguir el camino que, cada uno en su fecha, dejó pendiente. ¿Cómo se siente haber estado rota por dentro mientras aquí afuera tu imagen es el ejemplo de la entereza y la unidad? Mira por la ventana de casi cualquier país, en casi cualquier ciudad. Tu rostro está ahí, como símbolo de una libertad que nos quitaron a todos y en la que nos rompieron la inocencia y la seguridad cuando te borraron del mapa. Verás que las barreras culturales se borraron, que hasta las más disímbolas ideologías políticas que ayer peleaban y amenazaban con levantar la bayoneta de la guerra, hoy son capaces de la madurez del reconocimiento porque el fin siempre fue verte así, como te miro en la pantalla esta mañana, sonriente y hablando de esperanza. ¿Cómo se siente que tus hijos esperan a su madre, mientras tu pueblo encontró su ícono? Asómate, anda, recorre las calles, mira la gente en los cafés, en los parques y en las plazas y descubrirás que desde el 2002, los caminos, los países, los océanos, los idiomas, los ismos, las fronteras naturales y no naturales y hasta los silencios se rompieron buscando y exigiendo a gritos un por qué que nunca podría llegar, porque nunca existió. ¿Cómo se siente burlar la muerte y saberse más viva que nunca? Porque tuvieron que pasar 2 mil 328 días despertando en lugares desconocidos, bajo cielos que no sabían a Colombia, con las ganas devastadoras de terminar tu vida sólo para acabar el martirio y sufrir una enfermedad que casi te lo concede. 2 mil 328 días intentando conciliar el sueño mientras contabas los kilómetros imaginarios o reales que te separaban de los tuyos, sin saber la cuenta exacta o sentir que fuera menos, sino cada día más.

Hoy estás libre. La televisión me muestra tu sonrisa y la globalización de la información me lleva de tu profunda dignidad a la imagen de tus hijos que representan la esperanza nunca perdida, nunca rendida y te confieso que no puedo evitar recordar aquella frase que dijiste en la desesperación del cautiverio cuando acusaste que “La vida no es vida. La vida es un desperdicio lújubre de tiempo” y, en medio de un nudo en la garganta que intento inútilmente deshacer, no dejo de preguntarme ahora que la vida vuelve a ser vida y que el tiempo se presenta otra vez insuficiente: ¿Cómo se siente, Ingrid Betancourt? ¿Cómo?

Carlos Dragonné

Anuncios

2 comentarios

  1. Bueno lo unico que a mi me da coraje es recordar como la mamá de Ingrid chupo medias de Chavez sin conseguir nada, la tipa hasta lo acompañaba en sus eventos hablando mal de Colombia, y su gobierno, como que fuera venezolana y no Colombiana… y de la mano de la Panochona de Piedad Cordoba, la terrorista enturbantada… pues hasta musulmana será… bueno como cachetada le llegó su hija por parte del plan de Uribe y sinceramente Ingrid es una de las primeras secuestradas mas sensata,sin pensarlo dos veces dió las gracias a Uribe que se las jugó por ella… y solo mencionó a Chavez y Correa para exigirles respeto por la democracia colombiana y por nuestro presidente. Ojalá que la cucha(Yolanda Pulecio) pida disculpas a los colombianos también, y que esto le sirva de escarmiento a los demás familiares que no necesitan lamberle el sieso a Chavez, confien en nuestro ejercito y en Dios que salgan vivos, no se bolieten alabando a Chavez que no tiene nada que ver con Colombia, el tipo solo buscaba un show de popularidad, y se la compró con Clara Rojas, y le deberia dar verguenza con la verdadera historia de Enmanuel.. en Fin la misma Ingrid lo dice las Farc no tenian ni la minima intencion de liberarla, ellos no son tan estupidos de entregar a Ingrid y los tres norte-americanos eso jamas, pues ellos eran los peces mas gordos. Pero que pena que ahora fueron cazados por Uribe. Viva Colombia Libre de estupidos “Idealistas” que solo quieren el poder como cualquier otro politico, pero con la diferencia que se esconden en la selva teniendo como escudo almas de humanos mientras destruyen la misma naturaleza.


  2. Viva Colombia, de acuerdo. Éste ha sido uno de los momentos más emocionantes de la semana. Y a ver ahora con qué excusa sale Chávez de que tiene que comunicarse con las FARC.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: