h1

DVD. Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street (Burton, 2007)

julio 10, 2008

A ver, como diría Jack el Destripador (y nunca mejor aplicada esta frase), vamos por partes. PRIMERO. Soy un fanático empedernido del teatro musical. No lo era, pero alguien me convirtió y ahora descubro cada nuevo disco o cada nueva propuesta con expectativa y un inusitado placer. SEGUNDO. Pocos actores disfruto tanto en pantalla como Johnny Depp. Esa capacidad camaleónica que tiene, aunado a una selección extraordinaria de los proyectos en los que participa, lo ponen en mi TOP 3 de actores favoritos. TERCERO. Amo el trabajo de Tim Burton. Desde sus primeros cortometrajes (Vincent es mi favorito) hasta Charlie and the Chocolate Factory ha sabido crear escenarios impresionantes para contarnos historias de todo tipo. Así que, imaginen mi reacción cuando alguien llegó a decirme que esos tres elementos se unirían en una película. Empecé a contar los días para el estreno de la misma cual fanático de Star Wars frente al estreno de un nuevo episodio. ¿El resultado? Estoy dividido en opiniones.

Adaptada del musical de Broadway creado por Stephen Sondheim, Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street nos cuenta la historia de Benjamin Barker (Johnny Depp), un barbero con una vida relativamente normal y feliz. El problema es que su esposa era el objeto del deseo de un corrupto inspector Turpin (Alan Rickman) y, como elemento arquetípico del poder desmedido, Turpin decide encarcelar injustamente a Barker para poder conquistar a la bella mujer y adopta como su pupila a la hija de ambos, Johanna. La cosa es que años después, Barker escapa de prisión y regresa a las calles de Londres, ahora bajo el nombre de Sweeney Todd y con una sed de venganza que sólo se saciará con la muerte de Turpin, ya convertido en juez. De regreso en la calle Fleet, Sweeney recupera el piso donde vivía y entabla una extraña amistad con la Sra. Lovett (Helena Bonham Carter), quien dirige su negocio de pays en el primer piso y a los que se les conoce como Los Peores Pays en Londres. Después de un primer intento fallido para matar a Turpin, Todd decide convertir su pequeño espacio en una barbería de la que ningún cliente saldrá vivo y, viendo la oportunidad tocar a su puerta, Lovett tomará los cuerpos y los convertirá en ingredientes de los pays que venderá para florecer en la pequeña esquina de Fleet Street.

Ahora, vamos a la crítica como tal. ¿Se imagina a Johnny Depp cantando? Yo tampoco lo hacía al principio y he de decirle que quedé complacido, aunque no absolutamente feliz. Depp demuestra que lo suyo es la actuación y la caracterización. Y es ahí donde uno le perdona esa voz no educada para el canto, porque su interpretación de Sweeney Todd es descomunal y se entiende que haya sido ganador del Globo de Oro al Mejor Actor por éste trabajo (y que demuestra que la nominación al Oscar fue una manera de justificar las incontables veces en que fue ignorado) y uno no puede evitar notar esa especie de dualidad entre la psicopatía del personaje -por favor, no pierdan detalle de la manera tan desapegada en la que Todd va asesinando desconocidos durante la canción Epiphany- y la nostalgia de esa vida perfecta perdida en el tiempo. Helena Bonham Carter tiene aquí el que, a mi gusto, quizá sea el mejor personaje de su carrera, tras el vestido de Mrs. Lovett, una mujer que simplemente busca la manera de sobrevivir hasta que la vida la pone frente a Todd y lo que representa. En el lado antagónico, si bien Alan Rickman hace un trabajo bueno, quien verdaderamente sobresale y se vuelve impresionante en la pantalla es Timothy Spall, quien hace el papel del Bedel y asistente de Turpin. Es increíble lo que logra Spall con su actuación, pues engloba todo lo que podamos imaginar como repulsivo en medio de este personaje que, además, debe tener una cierta pizca de seducción pues es bien sabido que es una figura pública. El trabajo que hace Spall -a quien todos podemos ubicar de inmediato como Peter Pettigrew en la saga de Harry Potter- puede devorarse a casi todos los actores con quien comparte la pantalla, salvo a Depp.

Ahora, la quintaesencia de la cinta debe ser la música y es ahí donde adolece del primer problema. La música no tiene la fuerza que debería tener al ser un musical. Las letras no contienen ese impacto que podemos encontrar en musicales como RENT, Wicked, Chicago, Avenue Q, Beauty and the Beast, Les Miserables o Cats. Las piezas creadas por Stephen Sondheim sí cuentan la historia y lo llevan a uno de la mano, pero no con esa magnitud con la que un “Without You” o un “Val Jean VS Javert” logran. Si a eso le sumamos que los actores, por grandes que sean, no son actores que canten, se siente a la cinta cojear de la pierna derecha. En primera instancia porque canciones que, dentro del marco narrativo, son importantes como Johanna, tienen su interpretación en un casting que parece hecho sólo para rellenar el espacio tras haber firmado a Depp y Carter y no bajo la dinámica de un reparto sólido. Por ejemplo, en RENT, cuando hubo que llenar dos espacios del reparto original que no aceptaron estar en la versión fílmica, se fueron por dos actrices que, además de todo, tienen una capacidad interpretativa brutal. Aquí parece intuirse una excentricidad de Tim Burton por darle el papel a actores novatos (Laura Michelle Kelly tenía apenas 1 película hecha antes de ésta, al igual que Jamie Campbell Bower; Para Jayne Wisener fue su primera aparición en el cine) antes que a intérpretes consolidados. Así que, por irónico que sea, la música es la parte débil de la cinta. Y ni la hilaridad del tema A Little Priest o la emotiva razón detrás de Not While I’m Around logran apuntalar un musical al que le falta ese ingrediente extra que lo catapulte al lugar de los grandes clásicos.

Pero, no todo está perdido. Porque Sweeney Todd representa la oportunidad perfecta para Tim Burton de regresar a lo básico. Las tendencias oscuras y la visión de un escenario crudo y desolado están presentes en cada cuadro de los 116 minutos de duración de la cinta. Nunca como ahora se puede ver a un Tim Burton absolutamente maduro y convencido de su trabajo. Desde la secuencia inicial (There’s no place like London) se sabe que estamos ante la presencia del mejor trabajo visual del director. Este desarrollo de personajes a través de los fondos y los colores que logra Burton en cada una de sus películas está presente aquí como una sinfonía perfectamente interpretada por un gran maestro. Todo tiene una justificación visual para estar en la pantalla y el montaje de cada uno de los elementos resalta en medio de las emociones que los personajes, a través de las canciones, nos van contando. De especial atención y aplauso interminable lo que Burton logra en la canción By The Sea, en la que combina las esperanzas de Lovett con la desolación emocional de Todd. Y, por favor, no dejen de ver el último cuadro de la película, en donde Burton crea una pintura perfecta y hermosa dentro del contexto de Sweeney Todd.Y es en este punto donde la cinta se levanta del golpe de haber tenido la premisa de un musical no tan grandioso como otros. Es, una vez más, el talento de Burton lo que eleva esta película a flotar por encima del estándar, aunque en su conjunto no pueda llegar al librero de las fundamentales.

Calificación: 7. ¿Recomendación? Si son fanáticos de Burton, no duden ni por un segundo en comprarla. Vale la pena por verla una y otra vez en su grandilocuencia visual, además de que los documentales que trae acerca de la creación de Sweeney Todd son fundamentales. Si, inexplicablemente, no son fanáticos de Burton, réntenla para un domingo por la tarde con estos climas lújubres que se han instalado fuera de la ventana. Pero no dejen de verla.

Anuncios

2 comentarios

  1. Estimado Carlos, creo que la critica que haces a esta película da en el clavo. te felicito porque haces muy bien las criticas de cine y de politica, se ve que sabes de todo. de hecho estaba pensando ¿por que no abres en tu pagina una seccion de preguntas y respuestas? me gustaria preguntarte a ti y a los otros que escriben muchas cosas, podria haber asi como un dia de preguntas de deportes o de cine y asi. bueno felicidades de todos modos.


  2. Muchas gracias por tu comentario Alfonso. Y sí, tu idea de abrir un forito suena muy interesante. Lo consultaré con los demás y, sobretodo, buscaremos la forma de ponerlo como una página extra dentro de la página.

    Por lo pronto, en lo que la armamos, dejanos las preguntas que quieras a manera de comentario y las iremos contestando.

    Saludos,
    D



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: