h1

Las Preguntas de la Parálisis

julio 20, 2008

A ver, hay muchas cosas que están sucediendo en esta semana en nuestra política, lo que no debe de sorprender, pues se acerca la fecha definitiva de la consulta petrolera y la discusión en el senado que, por un lado, asegura un no rotundo a lo que los legisladores terminarán aprobando. Pero, con tanto tema, uno no puede evitar pensar en varias preguntas que surgen no tanto por las consecuencias de lo que vemos, sino por los orígenes que nunca parecen estar demasiado claros y que son los que ocultan las verdaderas intenciones. Déjeme explicarle.

¿Ya quedó resuelto el New’s Divine? Se lo pregunto porque me parece que, perdidos en la reacción inmediata del gobierno capitalino -que hay que aplaudir y agradecer-, nadie parece acentuar el hecho de la estupidez originaria de todo el operativo los riesgos de una política persecutoria que nace de la premisa equivocada de los fines, sin importar los medios.

¿Quién es tu presidente de partido, amigo amarillo? El PRD anuló su elección -al menos eso es lo que prometen- en un acto más allá de lo opaco y cínico que sólo sirvió para remarcar las profundas fracturas al interior de un instituto político que sigue cobrando de nuestro dinero para hacer sus consultas manipuladoras -costo que no sabremos hasta que termine el “ejercicio democrático”, fieles a su costumbre de nula transparencia- o para imaginar un proyecto de juguete que le permita a una velocista frustrada viajar a Pekín como comentarista, bajo el argumento de que apenas tiene un mes en la chamba y todavía no se le ocurre cómo hacerla. Eso sí, acá Ortega y Encinas siguen en medio de una batalla que sólo enseña su desnudez y su voracidad a costa de cualquier otra cosa.

¿Hasta cuándo la oposición por principio y no por inteligencia? Toda la semana he leído que la meta de los diputados de PRI, PAN y chicuelos rapaces es “tirar la propuesta de Calderón a la basura” y, si bien puedo estar de acuerdo en que hay cosas que faltan en la iniciativa original, me llama la atención que nadie ha enarbolado la bandera de fortalecer dicha iniciativa. Es el juego constante de oponerse por principio para jugar a la parálisis en busca de recoger, de entre los escombros y la mierda, los votos que los mantengan en el juego del poder por el poder. Lea estas preguntas. Descubrirá que en su origen están las razones de que México esté a la orilla del abismo a punto de dar un paso al frente.

Saludos,
D

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: