h1

Golf. No andaba muerta…

septiembre 29, 2008

Por: Karla Villegas Gama

Tampoco estaba de parranda, sólo se distanció para trabajar en su swing, en su putt y en su alineación. También atendió a sus patrocinadores y, por supuesto, se dio una vueltecita por su fundación y su academia. Fuera del trabajo, pudo disfrutar a su familia, frecuentar a viejos amigos y sentir el cariño de su gente.

Luego de un par de semanas en su ciudad natal, tomó un avión, se dirigió a Alabama y dejó en claro por qué continúa siendo la jugadora a seguir, la mejor del mundo y, por mucho, la consentida del público. La líder de los Rolex Rankings se despidió del Navistar LPGA Classic de forma muy familiar: con una victoria.

Lorena Ochoa se hizo con su séptimo título de la temporada, vigésimo cuarto en la LPGA, con una serenidad impactante. El jueves ya figuraba en la lista de las cinco mejores, en la segunda ronda consiguió mantenerse, aunque se quedó a un golpe de la líder, la escocesa Janice Moodie. Para el sábado, Ochoa había afinado su juego, se notaba mucho mejor sincronizado y su swing fluía de manera más natural, el resultado fue muy bueno, pues dejó la segunda posición -que había ocupado desde la primera pasada- y se colocó en el liderato al lado de la sueca Louise Friberg.

La ronda final llegó y Ochoa comenzó segura sus primeros nueve hoyos, si bien no se despegó mucho de sus contrincantes, mantuvo el liderato gracias a un birdie en el tres y a un eagle en el ocho. Parecía que todo iba según lo planeado, hasta que un bogey en el 12 mandó a la mexicana a un empate con la sueca. Para esas alturas y en el hoyo 18, la estadounidense Cristie Kerr y la taiwanesa Candie Kung estaban a un golpe de distancia de las líderes. Para aspirar al trofeo, debían embocar sus putts para birdie, ambos de aproximadamente 7 metros. Aunque parecía difícil, ninguna de las dos se intimidó, por lo que pudieron compartir la cima con Ochoa y Frieberg.

Así las cosas, parecía que un cuádruple playoff estaba a la vuelta de la esquina, sin embargo, la sueca no pudo mantener el paso y dos bogeys en el 17 y 18 la llevaron hasta la sexta posición. Lorena, con la oportunidad de embocar un birdie y de esta manera llevarse el campeonato automáticamente, volvió a quedarse corta, como lo hizo durante la última parte de su ronda. Con este resultado, la muerte súbita era inevitable, por lo que Kerr, Kung y Ochoa se dirigieron al tee del 18.

La primera en caer fue la estadounidense, que a pesar de su esfuerzo por anotarse un par, requirió tres golpes para embocar. Por el contrario, la mexicana y la taiwanesa sólo necesitaron dos putts para hacer lo propio y continuar peleando. De vuelta al último hoyo del campo, ambas tuvieron buenas salidas, sus acercamientos fueron muy similares y todo indicaba que la decisión final vendría en el momento de jugar en el green. Ochoa se dejó un putt para par de aproximadamente medio metro, mientras que Kung tuvo que hacer tres golpes para que su bola cayera. Así, Lorena se adjudicó un cheque por $210,000 dólares, lo que catapultó sus ganancias de la temporada a $2’591,048.

Al parecer la tapatía está de vuelta, si bien no mostró un juego espectacular, hizo lo necesario para conseguir el título en circunstancias extraordinarias y volver al círculo de ganadoras en el momento justo, pues esta semana tiene que defender en California el Samsung World Championship, uno de los eventos más prestigiosos del calendario y en el que derrotó por primera vez en su carrera a Annika Sörenstam.

Pasando a los números, resultan curiosas las estadísticas de Ochoa esta semana:

  • 7 victorias: en todas ellas ha llegado como líder a la ronda final.
  • 7 playoffs en su carrera: ha perdido cinco y ganado dos.
  • 7 torneos consecutivos sin triunfo: levantó un título por última vez en el Sybase Classic el 18 de mayo.

Por si fuera poco, la mexicana está a un mes y medio de recibir a las mejores jugadoras del tour en el Lorena Ochoa Invitational, lo que la obliga a mantenerse al tope de su juego y a controlar sus emociones dentro de la cancha. De nueva cuenta la tapatía calló los rumores que aseguraban su estrepitosa caída de la cima y, más importante aún, demostró por qué está a la cabeza del ranking mundial… pues al final del día “no estaba muerta… estaba mejorando”.

Las rapiditas.

Camilo Villegas: en un excelente fin de semana para los golfistas latinoamericanos, el colombiano se hizo con su primer campeonato del PGA tour al derrotar, nada más y nada menos que, al español Sergio García. El resultado llegó luego de que Villegas se anotara un par en el primer hoyo de desempate. Por su parte, García se tuvo que conformar con un bogey y la segunda posición del evento.

Vijay Singh: el fiyiano se adjudicó los $10 millones de dólares que otorga la FedEx Cup, tras completar las cuatro rondas del Tour Championship. En la edición pasada Tiger Woods conquistó este galardón.

Eduardo Romero: el argentino consiguió su tercera victoria en el Champions Tour, al firmar una tarjeta de 66 golpes en la última pasada del SAS Championship, lo que le dio una ventaja de tres golpes sobre Tim Kite. Con este resultado, Romero se consolida como el único jugador de la gira con tres triunfos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: