h1

Cinecrítica. Mirrors (Aja, 2008)

octubre 7, 2008

Por: Enrique Lores

Hace tiempo que no veía a Kiefer Sutherland protagonizando una película, me imagino que “24” le andaba quitando mucho tiempo. Ahora regresa en “Espejos Siniestros” (Mirrors), un filme de terror que promete desarrollar el viejo mito de los espejos como portales a dimensiones desconocidas, mundos extraños y realidades alternas a la nuestra.

Sutherland es Ben Carson, un policía que está temporalmente retirado luego de haber cometido un asesinato imprudencial. Intenta huir del dolor de la experiencia por medio del alcohol, pero el precio a pagar es la separación de su esposa y sus hijos. Sin trabajo y bajo los efectos de un poderoso medicamento que lo ayuda a dejar el vicio, vive en el departamento de su hermana, durmiendo en un sillón mientras logra reconstruir su vida.

Finalmente consigue empleo como velador de lo que fue un elegante centro comercial, convertido ahora en  ruinas, resultado de un incendio que consumió todo, incluyendo a varios clientes que no lograron escapar a tiempo. Obviamente, la historia se desarrolla mayormente en pasillos y habitaciones oscuras y silenciosas. No pasa mucho tiempo antes de que Carson se dé cuenta de que hay algo raro en los espejos del centro comercial… reflejan lo que no está ahí, reflejan el mundo espiritual, el mundo del dolor. A través de los espejos, Carson puede observar las dolorosas muertes de clientes quemados que ya no están ahí, o sufrir quemaduras que, aunque torturan a través de su reflejo, no sucedieron en realidad.

Ojo: Si no has visto la cinta y, en verdad tienes intenciones de hacerlo, deten tu lectura aquí pues las siguientes líneas podrían echarte a perder algunas partes de la cinta.

Como siempre en el cine de terror sin un mejor argumento, los espejos quieren algo y asesinan a aquellos que no cumplen (o a sus seres queridos.) Lo vimos en “El Aro”, con la chamaquita que quería que su video fuera copiado; lo vimos en “La Maldición”, con el escuinclito que quería venganza; lo vimos en “El Ojo Siniestro”, con una muerta que deseaba justicia. Todas esas (como ésta) malas adaptaciones de películas de terror japonesas. En este caso, los espejos escriben, por medio de cuarteaduras, el nombre “Esseker.” Carson, por medio de sus contactos dentro del departamento de policía, comienza a hacer una búsqueda frenética del misterioso nombre. No sobra decir que el predecesor de Carson en el puesto de guardia y aquél que incendió el centro comercial fueron ambos víctimas de un espejo impaciente ante la poca respuesta a sus demandas.

Muy rápido empiezan los espejos a cobrar víctimas, una especie de “motivación” para Carson, que sigue medicándose y llorando desesperando ante su incapacidad para comprender a los espejos y la motivación de sus poderes maléficos. Como en toda película de terror, está completamente solo ya que su esposa no le cree y la policía lo tiene como principal sospechoso de una de las principales muertes de la historia (que no puedo echarles a perder por acá.)

Al menos en este momento yo di la película por muerta. O seguía por el convencionalista camino de los espíritus malignos, o avanzaba por el camino de la realidad subjetiva de un Carson medicado y psicótico ante cuyos ojos únicamente los espejos creaban realidades alternas. Ambos caminos eran poco gratificantes. El primero, por ser la norma del cine de terror poco creativo y el segundo porque no tenía absolutamente ningún valor si se veía venir de tan lejos.

Finalmente, sin ninguna razón aparente, el espejo decide rebelarse ante la esposa de Carson, que moqueando y llorando le pide a su esposo perdón por no creer en sus palabras desde un principio. Ahora juntos, esposa y esposo luchan para descubrir cómo está el asunto y dónde diantres pueden encontrar al famoso “Esseker” que tan importante es para que los espejos dejen de estar fastidiando.

Con casi dos horas de duración, la película tiene un clímax que, según las afinidades del espectador, puede ir desde emocionante a ridículo, pasando por exagerado, vacío, e inconsistente. Aunque el cierre de la película es muy bueno (quizá la primera idea a la que no supieron ponerle una buena película), las dos horas previas a eso son una película de espantos baratos. Tonos de música que aumentan y sustos de un “bú” saliendo de cada esquina son la base de este filme. Una vez que encuentras la lógica en el constante armado de música-imagen-susto, puedes ver venir cada momento de suspenso y “horror” a kilómetros y kilómetros de distancia. Sin un argumento psicológico que dé miedo por sí mismo ni una historia previa de personajes que sea lo suficientemente interesante, conmovedora o inquietante para tenernos atados, “Espejos Siniestros” es una más en la larga lista de películas de terror que bajo el pretexto de “no queremos otra cosa que asustarte”, creen que una mala historia, si te hace brincar al menos una vez, ya ha cumplido su cometido.

  • Calificación: 6
  • Recomendación: No la vayas a ver al menos que disfrutes el cine de terror por torpe que éste parezca. Si eres fan del cine de terror con sentido como “El Exorcismo de Emily Rose”, o “1408” definitivamente aléjate de este bodrio de dos horas. Es mejor apoyar al cine mexicano invirtiendo tu tiempo en “Arráncame la Vida”, con lo que verás una mejor película y no la misma historia repetida hasta el cansancio y, además de todo, mal hecha.

¡Un saludo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: