h1

Salud. Psicoterapia y Sexualidad

octubre 30, 2008

Por: Enrique Sánchez, Psicoanalista Clínico

Está muy extendida la idea de que algunos procesos de psicoterapia profunda son totalmente sexuales, basados en la sexualidad y con procesos que tienen todo su origen en la sexualidad. Esta idea ha sido base para calificar esta clase de terapias como pervertidas y/o pervertidoras, entre otros adjetivos poco amables. Incluso, algunas agrupaciones tradicionalistas han tachado a la psicoterapia como enemigo peligroso, bajo la idea de que fuerza a sus pacientes hacia las relaciones sexuales y la visión de la sexualidad totalmente libre y pervertida como uno de los valores más importantes en la vida del ser humano.

Lo que sucede con esta idea es que se simplifica el término “sexualidad”, conectándolo únicamente con las relaciones sexuales. En realidad, la psicoterapia tiene una idea mucho más profunda del término sexualidad, que no se queda tan sólo en la genitalidad, la excitación sexual, el deseo de tener relaciones sexuales, etcétera. A lo que en realidad se hace referencia es a la relación de la psicología con el deseo.

Para la psicología profunda la sexualidad humana es mucho más compleja que los genitales y los instintos de reproducción. Los contenidos psicológicos y los deseos corporales se unen para formar la sexualidad humana en toda su extensión de la palabra. Los animales no tienen un contacto reproductivo selectivo ni simbolizado por medio de contenidos psicológicos. Los seres humanos sí. A diferencia de los animales, para el hombre NO cualquier agujero es trinchera, por más que nos lo diga un cliché torpe que se niega a morir.

La sexualidad humana es mucho más compleja y abstracta. Nuestros deseos sexuales, nuestros gustos e inclinaciones se forman por medio de contenidos psíquicos, que se van construyendo en nuestra mente a partir de elementos innatos y también de experiencias que vivimos en nuestros primeros años de vida, incluyendo principalmente la relación con nuestros padres, la relación entre ellos e incluso sus expectativas, deseos y enseñanzas hacia nosotros, conscientes e inconscientes.

Podemos encontrar la simbolización única de cada uno de nosotros en las famosas “zonas erógenas”. ¿Por qué cambian de un ser humano a otro? ¿Por qué para unas personas ciertas partes del cuerpo son fuente de enorme excitación sexual que a otros ni cosquillas les hace sentir? Porque simbolizamos en el cuerpo los contenidos psicológicos. Las energías mentales innatas en conjunción con las experiencias vividas y la manera en que éstas son introyectadas son capaces de tantas combinaciones como seres humanos sobre el planeta. Por eso nuestra sexualidad de ninguna manera puede ser como la de los animales, por eso aun el acto sexual más enfermo y pervertido del ser humano sigue teniendo esa simple característica: sólo el ser humano es capaz de ello.

Es por esto que el ser humano no puede encontrar en los instintos la satisfacción de sus deseos. Un encuentro sexual no es suficiente para satisfacer al ser humano. Dicho encuentro debe tener otras características subjetivas que sean necesarias para ESE ser humano en particular para hallar la satisfacción necesaria. De esta parte básica de la construcción de nuestra sexualidad parten características como la monogamia y la admiración siempre subjetiva de la belleza, entre otras.

Además no sólo los genitales son simbolizados por medio de los contenidos sexuales de la psique. Todos los órganos son capaces de llevar estas simbolizaciones. Por ello una caricia en las manos que se sienta placentera es sexual, sin tener nada que ver con los genitales. El “piojito” es un movimiento rítmico, satisfactorio y sexual. La alimentación es sexualmente placentera, nos remonta al primer gran placer sexual de nuestra existencia (nuestro primer alimento, directo del pecho de nuestra madre), el vaivén es sexualmente placentero, nos reconforta y calma, como sucedía en nuestros primeros años de vida, en los brazos de nuestra madre. Estos son sólo ejemplos de cómo el placer sexual del ser humano no es necesariamente genital y como surge de diversos contenidos psicológicos, bien guardados en nuestra memoria y, en su mayoría, vividos en los primeros meses de vida.

Por cierto, si se preguntan porque los pezones femeninos son instantáneamente ligados al placer sexual cuando que los pezones masculinos no tienen dicha ligadura (a pesar de ser exactamente iguales), pues la respuesta está en esto que estamos tratando: los pezones femeninos fueron fuente de nuestro primer gran placer sexual, los pezones masculinos no. Y esta ligazón infantil al placer del pecho femenino es tan fuerte, que por eso un hombre en traje de baño puede mostrar sus pezones sin problema alguno, pero una mujer sin sostén está “desnuda.”

Otro ejemplo son las llamadas perversiones sexuales, el fetichismo o el sado-masoquismo. Sí un hombre no logró desarrollar una simbolización sexual completa durante su desarrollo infantil puede ser que se excite mirando los pies de una mujer sin sentir la menor atracción por la relación sexual genital. Sencillamente puso en los pies toda esa energía psicológica y tiene todo el afecto y el deseo ligado a esa parte del cuerpo.

Esto mismo es el origen del fetichismo. OJO, todo ser humano es fetichista. Necesitamos del fetiche para relacionarnos, nuestra mente es demasiado compleja. Repito, no cualquier agujero es trinchera. Para seleccionar a nuestra pareja hacemos uso del fetiche. Hay fetiches sanos y fetiches patológicos. Los primeros se dan en personas con un mejor desarrollo mental. Pero no podemos negar que el origen de ambos fetichismos es el mismo: la simbolización de la sexualidad en ciertas partes del cuerpo, de todo el cuerpo (o en ocasiones elementos ajenos al cuerpo, como los anteojos, los tacones o los uniformes, que resultan para muchos muy excitantes o incluso básicos a la hora de elegir pareja.)

Me retiro, pero no sin antes desearte que esta noche tengas un sueño que resulte reparador y constructivo.

Anuncios

2 comentarios

  1. También la lectura, Dr. Sánchez, también la lectura nos resulta fetiche, evocadora, coqueta y siempre efectiva a la hora de materializar sueños repletos de sexualidad plena y sana.

    Un fuerte abrazo.

    M. J.


  2. RECIBAN DE NUEVO UN FRATERNAL SALUDO DESDE COLOMBIA A TRAVES DE CARACOL RADIO EN BOGOTA Y NUESTRAS ESTACIONES EN PANAMA, ECUADOR, BOLIVIA, CHILE, ARGENTINA, MEXICO, COSTA RICA, MIAMI, ESPAÑA Y FRANCIA.

    COMO ES CONSTUMBRE EN NUESTRO PROGRAMA “LA VENTANA”, SIEMPRE INICIAMOS CON UNA TERTULIA Y HOY MIERCOLES 21 DE OCTUBRE HACIA LAS 14:00 HORA COLOMBIANA ABORDAREMOS EL TEMA SOBRE “LOS FETICHES SEXUALES FEMENINOS”; POR ELLO LE HACEMOS EXTENSIVA LA INVITACION AL DR. ENRIQUE SANCHEZ FACILITANDONOS UN NUMERO DE CONTACTO FIJO Y/O MOVIL PARA LLAMARLE

    LE AGRADECEMOS POR SU VALIOSA COLABORACION

    SALUDOS
    NORBERTO VALLEJO
    PRODUCTOR-EDITOR
    CARACOL RADIO
    MOVIL 573-11-8121089
    FIJO 571-3487600 EXTENSION 1142
    BOGOTA, COLOMBIA
    nvallejo@caracol.com.co



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: