h1

Decálogo para llegar a la Casa Blanca. 1ra Parte

noviembre 7, 2008

Barack Obama ha llegado a la Casa Blanca -bueno, le faltan un par de meses para mudarse, pero ya es Presidente Electo- y no ha sido un camino facil. Detrás de una campaña larga y llena de ataques de todos los contrincantes -internos y externos-, queda la lección de los resultados y el proceso para acceder a la oficina oval. ¿Cabe la esperanza de que nuestros políticos aprendan de cómo hacer estas campañas? Quizá, pero habría que entregarles, para empezar, una especie de Obama para Dummies y esperar que lo lean. Así que, para poner nuestro granito de arena, aquí la primera parte del Decálogo para llegar a la Casa Blanca según lo vemos en CarlosDragonne.COM.

obamabw11. Se incluyente pues de muchas minorías harás una mayoría. Obama se catapultó al ser un candidato que le dio tiempo y discurso a todos los sectores sociales de Estados Unidos, sabiendo aprovechar el elemento cosmopolita de cada una de sus ciudades. En su discurso de la victoria englobó lo que fue una campaña para todos al decir: “(Esta victoria) Es la respuesta pronunciada por los jóvenes y los ancianos, ricos y pobres, demócratas y republicanos, negros, blancos, hispanos, indígenas, homosexuales, heterosexuales, discapacitados o no discapacitados. Estadounidenses que transmitieron al mundo el mensaje de que nunca hemos sido simplemente una colección de individuos ni una colección de estados rojos y estados azules. Somos, y siempre seremos, los Estados Unidos de América.” Con esta visión, Barack Obama supo llegar a la mente del ciudadano más que del simpatizante o militante partidista, rompiendo barreras que se antojaban infranqueables hace algunos años.

2. Busca solución a los problemas internos antes que al mundo. Sabemos que, de lo que suceda en los Estados Unidos, dependen muchas de las cosas en casi todo el mundo. Esa es la responsabilidad de ser una potencia mundial y, como tal, muchos candidatos y políticos norteamericanos caen en la ilusión de buscar las respuestas a la comunidad internacional sin encontrar antes las preguntas al interior de las barras y las estrellas. Barack Obama enfocó su campaña al problema interno, a la situación que vive el norteamericano promedio. Desde la crisis hipotecaria hasta el hartazgo de la guerra, Obama buscó las respuestas a las dudas del día con día. Ya tendrá tiempo de hacer sus propuestas globales. Ya habrá momento de, como lo dijo en su famoso discurso “Yes We Can”, de sanar al mundo. Pero, primero, hay que sanar la casa.

3. Evita el enfrentamiento inútil y visceral. Desde las elecciones primarias, Barack Obama supo esquivar y torear los ataques de sus contrincantes, ataques que aumentaron considerablemente cuando las brechas en los sondeos se veían ya insuperables. Hillary Clinton jugó a la mentira y McCain se animó hasta a querer vincularlo con grupos terroristas islámicos en un desesperado intento por convencer al electorado no de que McCain fuera una buena opción, sino que Obama no lo era. Durante estos y varios ataques más, el senador por Illinois mantuvo la cordura y el nivel de propuesta alto para contrarrestar, con un discurso simple y directo, los misiles de sus contrincantes.

barack-obama-speech
4. Encuentra tu fuerza y contagia. El fenómeno Obama no sólo se vivió en Estados Unidos. Alrededor del mundo hubo una cadena de acontecimientos que contagió el sentimiento de euforia y esperanza que Obama representó en la campaña. En redes sociales como MySpace, Facebook y Hi5 se crearon grupos de apoyo al candidato demócrata que alcanzaban, en días, millones de miembros. Las fiestas en embajadas en todo el planeta eran un simple reflejo de la necesidad global de ver a Obama convertirse en presidente. Y es que varios factores que apoyaban el sueño. Desde la pésima imagen de Bush hasta el juego aspiracional del sueño norteamericano en su más grande expresión. No olvidemos que apenas hace 40 años, los negros no podían compartir el autobus o el baño con los blancos. Es enorme el crecimiento social que representa y, como seres humanos del mundo globalizado, siempre engrandece ver que se da un paso más.

5. Recupera la dignidad perdida. Llegó un momento en que ser norteamericano carecía de sentido, de ese orgullo nacionalista que tanto ha caracterizado al vecino país del norte. Desde la guerra de Irak y la demostración de que las armas de destrucción masiva que los llevó a la peor guerra desde Vietnam, los ciudadanos estadounidenses guardaron las banderas, las playeras y los broches con las barras y las estrellas, pues mirar hacia sus instituciones -que allá sí respetan y les otorgan su justa valía como partes fundamentales de la vida del Estado y no sólo como palabras vacías para campañas políticas- les causaba dolor y vergüenza. Obama supo entenderlo y buscó unir a los norteamericanos en contra de ese sentimiento. Y lo hizo en medio de una campaña bipartidista que, por origen y definición misma, divide y polariza a la nación, sin contar que lo hizo siendo afroamericano, elemento que también polariza y divide a unos de otros. Obama, con su discurso de clara influencia Kennedy supo retomar el lugar de las instituciones en la mente del público y los votantes, levantando una visión de reconstrucción nacional.

Obama 2008

Mañana la segunda parte…

Saludos,
D

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: