h1

Super Beis. 20 años no son nada

diciembre 15, 2008

Por: Alejandro Aguerrebere alejo1

Los récords vigentes en Grandes Ligas si los divide entre 20 años se asombraría de la manera en que queda esa cifra. Cosas impresionantes, otras anacrónicas, mismas que tendrían ya que ser juzgadas de acuerdo con el beisbol actual, sorry por los que siguen pensando que lo de antes era mejor. Por ejemplo, la cifra de Barry Bonds en vuelacercas es equivalente a batear 38 de los mismos cada año: algo que ni siquiera algunos peloteros promedio, sobrepagados, podrían hacer en su más onírico sueño. Ni qué decir con el mismo pelotero en bases por bolas, 128 cada rol regular. Viene la carnita con los juegos ganados por un pitcher, donde Cy Young muestra 511 de ésos, algo así como 25 y fracción ganados cada uno de aquellos 20 años. Insuperable, si se pasa por alto que ganó 72 antes de que la lomita volviera a su tamaño; 267 con el home cuadrado; por supuesto que todos los 511 antes de que se prohibiera la bola ensalivada, mira tú. Los cinco mil 714 ponches de Nolan Ryan (286 cada año), los mil 406 robos (71 anual) y dos mil 295 carreras anotadas (115 por calendario) de Rickey Henderson, son máximas cifras que seguro muchos recordamos.

mlb_ballViene lo muy preocupante con los triples. Sam Crawford, con 312 (16 al año), tiene algo que se ve inderrumbable, pues el líder en los últimos 25 años es Brett Butler, con 125 tripletes, una cifra que se proyecta a un liderato desde 1940 con los 177 del ídolo cardenal Stan Musial. Platicando con un distinguido director editorial (saludos, Pascal), tocábamos el punto de la complicadísima tarea del beisbol para recuperar vigor. Es precisamente el espectacular/demandante triple algo que podría ayudar, ante la persecución de los esteroides que ha traído más descrédito desde las huelgas.

A partir de lo que se ha comentado del banal Winter Meetings de este 2008 en Las Vegas, se palpa la lejanía del beisbol como National pastime ante la crisis de Estados Unidos. Exorbitantes salarios son insultantes para la realidad de un país donde en un mes muchos pierden su trabajo. Mientras Scott Boras se pavonea entre la incertidumbre, incluso con chat a través del USA Today.

Ejemplifican el derroche para variar los Yanquis. El equipo con mejor marca de ganados y perdidos desde sus sucursales en este 2008, despilfarra con CC Sabathia para saciar expectativas irreales de aficionados, tapando la posibilidad de que crezca ese extraordinario talento que les abunda.

cc

Otro referente de presentes broncas es la venta de los Cachorros de Chicago, con todo y mítico estadio Wrigley. Es grave, pues involucra erradicar a un posible comprador manchado por la sospecha y además los actos de un gobernador arrestado. En todos lados se cuecen habas.

El caso Dayán Viciedo nos da la idea de que Cuba podría aportar muchísimo talento si se acaba el embargo económico sobre la isla, con la llegada de Barack Obama al poder. Lo que son las cosas, Obama es fan de los Medias Blancas, equipo de Viciedo. Esto sucede cuando Astros de Houston cierran su Academia en Venezuela.

Por aquello del catarro y la pulmonía, la Liga Mexicana se encuentra en el tobogán. A partir de verdaderamente nocivos “liderazgos”, se aprueban regresos de plazas a las cuales ni se les exigen garantías de un lapso mínimo de, digamos, cinco años. Allende el Bravo, peloteros caros sobreprotegidos, por acá, ni se les ocurra mencionar “sindicato” porque habrá vetados. Así que habrá más estadios remodelados que se quedan sin fiesta: Aguascalientes, San Luis, ahora Tijuana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: