h1

Cinecrítica. Star Trek (Abrams, 2009)

junio 8, 2009

Escribo esta crítica un par de días después de ver la cinta en su estreno nacional -mismo que tuvimos que esperar por el asunto del virus aquel del que ya nadie parece acordarse- y estas 48 horas me han servido para intentar salir de mi emoción inicial y poder entregarles una crítica más objetiva de lo que hubiera sido de haberla hecho el mismo viernes. Así que, más tranquilo, estoy por platicarles lo que fue mi viaje ahí, donde ningún hombre se ha atrevido a ir antes. Esto es Star Trek.

star_trek_poster07Partamos de varios hechos fundamentales para hacer este artículo. Uno: nunca fui fanático de Star Trek… es más, todo lo que oliera a Star Trek lo mantuve alejado de mi y era capaz de inventarme alguna actividad si en la pantalla aparecía la serie creada por Gene Rodenberry. Dos: Disfruto como niño todo aquello que hace referencia fársica al universo de los trekkies -fanáticos de la saga, rivales por antonomasia de los Starkies, seguidores de Star Wars y entre los que me cuento sin vergüenza alguna-, desde comics o críticas hasta cintas estilo Galaxy Quest. Tres: A pesar de que J. J. Abrams tiene una carrera fundamental en la televisión y algunas cintas ya en la pantalla grande que le han creado una fila amplia de seguidores, esta es mi primera experiencia Abrams, pues ni Lost, ni Fringe, ni Alias o, mucho menos, Mission: Impossible III las he visto. Cuatro: Empiezo a escribir este artículo con el soundtrack de la cinta, compuesto por Michael Giacchino de fondo. ¿Listos?

Rejuvenecer una saga no es nada facil, aunque se trate de un director o productor reconocido. Pregúntenle a Bryan Singer que se enfrentó a Superman con resultados lamentables y que, de no ser por el Batman de Christopher Nolan tendría condenada al fracaso rotundo la estrategia de posicionamiento cinematográfico de DC Comics. Star Trek parte de ese supuesto y, ya de entrada, supone un verdadero reto porque las hordas de fanáticos de la serie original son crueles con todo loque venga a tocar el origen de algo que ellos han venido adorando por 40 años. Ahí el reto de esta película hecha también para atrapar a generaciones nuevas en una época en la que Hollywood comienza a quedarse sin historias originales que ofrecer y busca, constantemente, la forma de crear sagas que puedan garantizar un negocio redondo. Star Trek cumple con eso y, por lo mismo, con ese primer punto del que platicamos al principio del texto, pues conquista al público amateur y a los grandes fanáticos que se saben los capítulos, las razas, los enfrentamientos y las anécdotas de un universo creado en 1966 y que ha sido la punta de lanza de la ciencia ficción televisiva.

STAR TREK
James Tiberius Kirk vive en Iowa, cerca del puesto de comando de la Flota Estelar a la que su padre perteneció hasta el día de su muerte, cuando fue atacado por una nave del Imperio Romulano que destruyó al USS Kelvin. Ahora, retado por el Capitán Pike a superar los logros de su padre -en tan solo 15 minutos que sirvió como capitán estelar del Kelvin, George Kirk salvó 800 vidas con su sacrificio- y motivado más por su soberbia que por una verdadera vocación, Kirk se unirá a la Academia en donde conocerá, como sus compañeros de generación a Nyate Uhura, Kevin “Bones” McCoy, Pavel Chekov y Hikaru Sulu. Cuando Kirk hace trampa en el test Kobayashu Maru, creado por el comandante Spock, es suspendido hasta nuevo aviso de la Academia justo en el momento en que la Flota Estelar recibe una señal de auxilio del planeta natal de Spock, Vulcan. Kirk, a bordo del Enterprise gracias a la ayuda de McCoy, descubre que la señal de alerta en Vulcan es, en realidad, una trampa. Cuando llegan a Vulcan y descubren a toda la Flota destruída por Nero, un romulano con una venganza en contra de Spock, el capitán Pike delega el mando del USS Enterprise en Spock y asciende a James T. Kirk a primer oficial. Cuando Vulcan es destruído y las opciones a seguir los convierten en rivales, Spock y Kirk tendrán que encontrar la forma de superar sus diferencias y salvar a la Federación de Nero que ha jurado destruir cada planeta miembro empezando por la Tierra.

No les cuento más ni les doy mucho detalle de lo que ya les conté para que la disfruten en el cine. Vamos ahora a la crítica. J. J. Abrams logra algo en los primeros 5 minutos de la cinta que se agradece. Nos introduce a un personaje que no necesita mucha presentación desde una perspectiva completamente nueva. Cuando termina la primera secuencia de la película, uno no puede dejar de agradecer el momento del nacimiento de James T. Kirk, más allá de que sabemos perfectamente en quién se convertirá, pues por más cambios que pudiera haber para actualizar esta franquicia, todos sabemos que tendrá que terminar con Chris Pine (actor que personifica a Kirk) vistiendo el sueter amarillo de capitán del USS Enterprise. Y aquí es donde podemos entrar en el tema de las actuaciones. Pine hace un trabajo digno que, siendo honestos, tampoco es extraordinario. Su acercamiento a Kirk se siente con buen conocimiento del personaje pero se intuye un pequeño esbozo de personalidad propia en la caracterización. Karl Urban hace un sólido papel como “Bones” McCoy que los fanáticos agradecerán y aplaudirán, demostrando que es fanático de la serie y dándole ese sentimiento de nostalgia y respeto al doctor McCoy que, durante años, personificó DeForest Kelley. Y Eric Bana está irreconocible en su papel de Nero. Los demás miembros están bien dirigidos, siendo John Cho, en su personaje de Hikaru Sulu el que más me sorprendió no solo por su calidad, sino por la baja expectativa que de él tenía. Pero quien se lleva las palmas y arrastra a todos en la cinta es Zachary Quinto quien hace su debut en la pantalla grande personificando a Spock. Quinto, mejor conocido como Sylar en la serie de televisión Heroes, adoptó el papel de Spock de una forma extraordinaria, dándole al personaje una credibilidad que se veía como la más complicada de toda la cinta por dos razones fundamentales. En primer lugar, Spock es el personaje más querido de la serie y una caracterización negativa hubiera sepultado a Quinto como actor del mainstream. En segundo lugar, porque el mismísimo Leonard Nimoy aparece en la cinta haciendo ¡el mismo papel! Y, no solo eso, les dejaré abierto el dato de que hay un punto en que comparten ambos actores la pantalla y Zachary Quinto se ve a la altura de una verdadera leyenda de la ciencia ficción.

STAR TREK

La dirección de Abrams es de aplaudir. Con una infinidad de guiños a la serie original -mismos que me tuvieron que ser revelados por mi acompañante, fanático clavado de la misma-, J.J. hace un acercamiento a Star Trek con la visión de lograr involucrar a las nuevas generaciones en un universo que ha estado empolvado desde hace muchos años en la pantalla grande. Las secuencias de acción se mueven solas y nos transportan la emoción icónica de las aventuras de la Flota Estelar con un pequeño rastro de nostalgia sobre personajes y momentos -como el viaje a velocidad warp en el que, además, Abrams se da el lujo de hacer un homenaje a Star Wars-, siendo la excepción una secuencia en la que Kirk está en el planeta helado Delta y tiene que huir de ciertos monstruos locales y que, a decir verdad, se siente excesiva y sobrada, además de innecesaria. Abrams dejó que todo el universo de Star Trek se presentara por si solo, con algunas sorpresas y momentos interesantes que, tanto a novatos como hardocre fans, nos dejaron con la boca abierta. Obvio, no les diré cuáles son para que los vean en pantalla. La música de Michael Giacchino -responsable también de soundtracks como Ratatouille o Lost- es, quizá, de los tres mejores soundtracks que he escuchado entre 2008 y 2009 y coloca a Giacchino entre los grandes favoritos junto a Hans Zimmer y Clint Mansell. La manera en que la música se complementa con la imagen durante toda la cinta es espectacular y ese último momento en el que las notas del tema original inundan los 11 canales de audio de la sala cinematográfica hace que, cuando menos, la piel sufra escalofríos de placer auditivo. Les recomiendo que lo compren cuanto antes. Lo distribuye Varese Sarabande y lo pueden encontrar facilmente en las tiendas de discos especializadas.

Ha sido un viaje ha donde no me había atrevido a ir. En 1966 Gene Rodenberry creó un universo del que estuve huyendo, casi compulsivamente, durante toda mi vida y que, a pesar de ello, conocía y me era familiar. Algunas veces, por fuerza o por falta de opciones, terminé viendo las aventuras del capitán Kirk, de Spock, de la teniente Uhura o, más recientes, del capitán Jean Luc Piccard, Data o los múltiples pasajeros de Voyager o Deep Space Nine. Conocía galaxias lejanas gracias al NCC-1701 y en más de una ocasión entendí la necesidad del “beam me up, Scotty!” que alguien gritaba en mi pantalla televisiva. Quise, de niño, juntar mis dedos y hacer el saludo Vulcano solo porque me parecía divertido poder extender la mano de esa forma y despedirme de alguien. Hoy, mientras regreso del más reciente viaje de la Flota Estelar, llego a casa y abro la bitácora del capitán para encontrarme con que acabo de despedir a la tripulación y ya siento una cierta aprehensión por ellos y comienzo a extrañarlos. Así que, sin tiempo que perder, busco mi intercomunicador estelar, guardado en el cajón de mis nuevos tesoros y me comunico por última vez con el primer oficial del USS Enterprise para decirle lo único que se me ocurre adecuado: “Ten una vida larga y próspera”.

leonard-nimoy-spock

Calificación: 9.
Recomendación: ¿En serio siguen leyendo esto? Abran la página de su cine favorito, reserven sus boletos y vayan a verla. Es una cinta para disfrutarse cuanto antes.

Saludos,
D

Anuncios

2 comentarios

  1. excelente critica, la tendre que ver.
    saludos.


  2. jaja yo tb le puse 9 en IMDB

    buena review!

    saludos,



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: