h1

Cinecrítica. Harry Potter and the Half-Bloof Prince (Yates, 2009) 2da Parte

julio 29, 2009

Nos quedamos en la entrega anterior en lo que habíamos opinado de los personajes y el tratamiento que Yates y Steve Kloves le habían dado a la psicología de los mismos y sus motivaciones. Pues bien, todo esto nos lleva a las secuencias creadas para la cinta y que son, sin duda alguna, el punto más álgido de la cinta. Como ya pudieron ver en nuestra primera parte, la cinta no es exactamente de nuestra fascinación, pero aún hay más por hablar y discutir de ella, así que, sin más preámbulos, vayamos a esta segunda parte de la cinecrítica. Eso sí, les queremos comentar que una de las razones para dividir en dos la crítica fue que, en esta segunda parte, encontrarán spoilers, así que, si no han visto la película y planean hacerlo, eviten este artículo hasta que lo hagan. No queremos echarles a perder el gusto -o disgusto- de lo que verán en pantalla. Esto es Harry Potter and the Half-Blood Prince.

harry-potter-poster-61David Yates me dejó con un sabor de boca verdaderamente amargo. El sabor de un director cobarde. Yates decidió ahorrarse el disgusto o la complicación de filmar las secuencias de acción y emocionantes de la historia. Sí, habrá quienes me acusen de ser demasiado estricto con la cinta pero la realidad es que el resultado habla por si solo. Desde la secuencia de la final de Quidditch -eliminada para dar paso a este momento pusilánime que les comento acerca de Ginny- hasta el enfrentamiento de los mortífagos es una burla absoluta y un verdadero insulto a la imaginación del público. Antes de continuar, les pregunto algo. ¿Se imaginan qué hubiera pasado si Peter Jackson en The Two Towers decide eliminar la batalla del Abismo de Helm para mostrar un escape sigiloso y oculto de Aragorn y compañía mientras Gandalf llegaba por la puerta de servicio? Pues algo así de estúpido parece haber creado Yates. Yates le tiene miedo a las secuencias de acción y cuando decide enfrentarlas, lo hace a través de los más burdos y viejos clichés del género. La batalla de Hogwarts, simplemente, no existe. La invasión al castillo de los mortífagos y la lucha que emprenden con el Ejército de Dumbledore -lindo hilo conductor del quinto libro que se conecta con el sexto y hasta el séptimo- se eliminó completamente. Y no porque haya sido demasiado larga o por cuestiones de material, sino porque simplemente no se filmó. En su lugar, Kloves y Yates convirtieron la más importante y peligrosa invasión a la Escuela de Magia y Hechicería en un pasaje oculto y escurridizo de unos mortífagos convertidos en simples ladrones de esquina, capaces de entrar y salir por la puerta trasera sin enfrentar a todo aquel que odian. Sobre decir que la secuencia entre Snape y Harry al final de esta parte se vio limitada a un par de movimientos de la varita y una lentitud espeluznante. Ni al música de Nicholas Hopper (quien tampoco es un compositor que merezca gran aplauso) logra levantar lo que, en realidad, es el clímax no solo de la historia, sino del personaje de Harry desde la primera entrega del libro y que se vio brutalmente aumentada al final del episodio anterior. Aquí queda como un simple duelo de un par de magos casi cualquiera. Con esto, Yates termina por aplanar al máximo la que podría haber sido la escena impacto de la cinta. Igualmente, un par de secuencias antes, mientras Harry realiza el encantamiento Sectusempra, toda esa emoción queda oculta detrás de la puerta de un excusado. Sí, como lo leen. A Yates se le hizo mucho más facil filmar un caída en lugar de un verdadero enfrentamiento, además de eliminar el hechizo Avada Kedavra que Malfoy originalmente le quiere aventar a Potter y quien se defiende simplemente utilizando el hechizo marcado como “para enemigos”. Al eliminar esta motivación para que Harry utilice un hechizo desconocido convierte a Potter en un simple escuincle imbécil que es capaz de aventar hechizos a diestra y siniestra sin importar las consecuencias. Y ni me den cuerda con la escena de la torre de astronomía en la que Yates demostró que nada le importa menos que los personajes y la trascendencia de los mismos.

SEGUNDA ADVERTENCIA: EL MAS GRANDE SPOILER VIENE A CONTINUACIÓN. EVITALO SI NO LA HAS VISTO… EN SERIO. Eliminar, arbitrariamente, el funeral de Dumbledore y sustituirlo con un conjunto de varitas prendidas como si fuera una canción romántica en vivo en el estadio Azteca, es destruir el mensaje, el final y la importancia de la historia entera. El funeral servía como puente entre todas las razas, todos los enemigos, todos los aliados y ponía de manifiesto un verdadero ejército listo para pelear dado el caso en una guerra que ya tienen enfrente. Además, le remarca la importancia a Albus Dumbledore como uno de los magos más poderosos de la historia y el único al que Aquel que no debe ser nombrado teme. Aquí no hay eso, no hay lucha, no hay acción, no hay emoción. Hay un conjunto de escenas casi fijas -poéticas, dirían algunos fanáticos de Yates- que no aportan nada a la historia y que, por el contrario, terminan por sepultar una adaptación hecha con pies de atleta.

harry_potter_and_the_half_blood_prince_the_cave

En resúmen, Harry Potter and the Half-Blood Prince es una película que deja demasiados sabores amargos en la boca. No hay respeto por los personajes, por la historia, por la trama y las subtramas. Yates ha creado una cinta abominable no sólo para los fanáticos del libro, sino para el buen cine pues, tras las casi dos horas y media, uno sale preguntándose la única cosa que no debe preguntarse alguien cuando sale de una sala de cine: ¿De qué se trató la historia? Esta cinta no logra contar una historia y se pierde entre subtramas injustificadas que ni siquiera llegan a cuajar. Es lamentable la destrucción de personajes y la proliferación de un mal gusto para adaptar. Y deja en vilo una pregunta: Si el séptimo libro será dividido en dos películas distintas, ambas dirigidas por David Yates, ¿qué podemos esperar de lo que sigue?

Cada verano, cuando el sol se pone sobre el mes de julio, la lechuza que tengo sobre mi baúl de libros mágicos, pociones, pergaminos, plumas y algunas cosas extra compradas en Diagon Alley, empieza a hacer un ruido lleno de ansiedad. El desorden en mi cuarto se acomoda con un par de movimientos y un encantamiento que dobla mi capa y mi equipo de Quiditch, además de atar con un lazo invisible mi baúl a mi escoba -este año estrené una Nimbus 2001- y comienzo el camino hacia el andén 9 y 3/4 de la estación del tren en King’s Cross. Cada año siento que vuelvo a casa cuando entro por las grandes puertas de ese castillo y los cuadros en movimiento me dan la bienvenida con sus nuevos comentarios y, en el caso de la mujer gorda que cuida la puerta de entrada a mi sala común, una nueva canción que ha aprendido durante el periodo vacacional. Los fantasmas de la torre aparecen en la cena y los saludo con desparpajo y hasta una pequeña nota de cinismo… totalmente distinto a mi primer año en el que su sola presencia me hacía temblar. Y las cortinas rojo y oro que adornan mi cama en el dormitorio de la torre norte del castillo son como el vino de bienvenida que me recuerda que, después de dos meses infernales en el mundo muggle, he vuelto a casa. Pero este año fue diferente… Mi lechuza no quiso moverse y me llegaron reportes de lo que sucedía en Hogwarts. Hablan de un aburrimiento total y una simpleza que raya en la triste apatía. Vuelvo a acomodar la recámara con el movimiento de varita que me enseñaron un día en clase pero, a diferencia de lo que ha sucedido hasta ahora, las ropas que se acomodan son mi playera y pantalones muggle, junto a unos tenis negros con rayas blancas que me dicen que, si Hogwarts está como está, lo mejor será acostumbrarse a esta vida muggle. Después de todo, quizá alguien en este mundo sin magia aún pueda emocionarse y emocionarnos. Algo que el nuevo director de Hogwarts -desde el año pasado- ha olvidado por completo.HarryPotterHalfBlood_riddle_gal-thumb-550x305-10196Calificación: 2. Sí, 2. Y no le pongo menos porque hay un par de momentos divertidos.
Recomendación:
Evítenla, huyan de ella y esperen a que la vean en una renta de 2 x 1 o a bordo de un avión, donde casi es inevitable ver la cinta que, ese día, el piloto decidió para su viaje.

Saludos,
D


Anuncios

One comment

  1. Que baaaarbaro como se te ocurre ponerle un 2 de calificación, se merece un CERO, despues de dos semanas sigo con el higado volteado.

    Quien dice que es una pelicula de Harry Potter??? es una jalada grabada en los jardines de chapultepec por unos aficionados a la camara, captarona a unos escuincles corriendo por todos lados, a unos ladrones asaltando un cuarto obscuro y huyendo en medio de la noche, eso se puede decir quew es una pelicula???

    En fin, no pienso perder mi tiempo y dinero con las proximas peliculas, mejor volvere a leer los libros por enesima vez.

    PD. me dio flojera poner acentos, jejeje



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: