h1

Cinecrítica. G. I. Joe (Sommers, 2009)

agosto 10, 2009

Hay cintas que llegan a la cartelera y representan una sorpresa total por diversos factores. Esta es una de esas pues, aunque se entiende la dinámica de nostalgia que ha inundado a Hollywood desde hace algunos años y que representa el regreso de grandes franquicias a las grandes ligas del entretenimiento, es justo esto último lo que parece un punto en contra de la cinta de la que platicaremos hoy. Y es que no es una franquicia que, a pesar de los años, se haya mantenido viva en el mainstream de los fanáticos ochenteros que hoy se cuentan con más de tres décadas las velas en sus cumpleaños. Pero, en fin, la hora llegó y nosotros nos metimos en el cine para ver al abuelito de Max Steel. Esto es: G. I. Joe: Rise of the Cobra.

gijoe-poster5Ya desde los avances podíamos intuir una película que tendría una dinámica digna de la escuela del clásico cine de acción ilimitada y que, por lo mismo, carecería de un guión medianamente inteligente o verosimil. La historia va más o menos así. McCullen (Christopher Eccleston), un magnate del desarrollo de armas ha logrado crear el armamento perfecto gracias a sus avances en nanotecnología adaptable que, igual puede destruir cualquier metal que se encuentre en su camino, que invadir el cerebro de un ser humano y dejarlo como un soldado sin voluntad y listo para cumplir las órdenes de quien tenga el código electrónico correcto. Después de venderle a la OTAN estos misiles, él mismo ha decidido robarlos y envía a un grupo de élite liderado por The Baroness (Sienna Miller en el que puede ser su papel más sexy) ataca al convoy militar que los escolta. Sin embargo, Duke (Channing Tatum) y Ripcord (Marlon Wayans)m dos soldados excepcionales, logran mantenerse con vida y defender el portafolio con las cabezas de los misiles el tiempo suficiente para que llegue el grupo Alfa del comando G. I. Joe. Después de repeler al grupo de mercenarios, los G. I. Joe llevan a Duke y Ripcord a su base central en medio de Egipto y se ponen a las órdenes del General Hawk (Dennis Quaid), quien intentará todo para detener a McCullen en su intento por hacerse del poder absoluto en el planeta. Hasta ahí con el argumento. Ahora a la crítica.

Empecemos por el punto más debil de la producción, que serían las actuaciones. No se requieren muchas cosas para interpretar a alguien en esta cinta, más que un cuerpo atlético y la agilidad para hacerle creer al público que las secuencias de movimientos que tan intensamente entrenaste y preparaste, son medianamente verosímiles y, por supuesto, la capacidad de hilar las dos o tres palabras que requieren personajes monosílabos y llenos de arquetipos que caracterizan a las producciones de este estilo. Bajo este juicio, los personajes de acción están logrados de manera decente, sin sobresalir o causar algo más que una sonrisa de entretenimiento visceral. Esto, de cualquier manera, no es un cumplido pues, más allá de Christopher Ecclestone que, como en todas sus películas, se ve patético, uno no puede evitar preguntarse cómo es posible que Sienna Miller o Marlon Wayans se vean tan mal en sus respectivos papeles. Sin embargo, hay personajes que requieren de un poco más de fuerza y en ellos se puede ver la carencia total de un enfoque hacia los actores, sacrificado por la espectacularidad urgente. Dennis Quaid está más patético que nunca en esta cinta. De por sí nunca ha tenido actuaciones sobresalientes pero, al menos, no había causado la sensación de estar hecho de cartulina en sus intentos anteriores. Plagado de poses y con un guión escrito para ser francamente olvidado y olvidable, Dennis Quaid se enfrenta al que puede ser el peor papel de su carrera y, quizá, al más doloroso de todos pues, como muchas estrellas en decadencia, una cinta de acción exitosa podría haberle significado un relanzamiento que, podemos casi asegurar, que no llegará. Y bueno, ni qué decir de otro actor que siempre ha sido bastante malo y que deja en claro el por qué su constante ausencia del cine: Joseph Gordon-Levitt. Su papel como el científico loco está lleno de momentos irrisorios que se acentúan al final de la cinta para caer en el más claro y agresivo absurdo. Y si le sumamos a la fórmula a Ray Park (sí… el mismísimo Darth Maul) brincando y haciendo piruetas con una espada (sí… al igual que Darth Maul) listo para despacharse a un enemigo misterioso que busca el bien por sobre todas las cosas (sí… igual que Darth Maul) para terminar enfrentándolo en una especie de túnel con caída infinita (sí… tal cual lo hiciera Darth Maul) en medio de peligrosos lásers (sí… como ¿quién? ah… Darth Maul), el resultado es ridículo en exceso. Así que, en actuaciones, la cinta reprueba francamente.

gi_joe01

El guión tampoco tiene mucho sentido de dónde cortarle. Es, simplemente, una fórmula preestablecida del malo más malo que quiere conquistar el mundo por el simple hecho de ser el hombre más poderoso de la tierra y que se tiene que enfrentar a sus archienemigos, un grupo de héroes con dos dedos de frente que están dispuestos a todo para detenerlo. Sin complicaciones argumentales que puedan darle un punto de inflexión o entretenimiento neuronal, la historia basicamente navega entre explosiones y batallas tecnológicas para contarnos el origen de Cobra, el grupo de mercenarios que se convertirán en el enemigo número 1 de los G. I. Joe. Es un guión al servicio de la inmediatez y la emoción, plagado de irregularidades y absolutamente predecible a cada minuto que pasa. Detrás de los diálogos suaves y flojos, hay un verdadero estudio de los momentos necesarios en los que una explosión debe tomar su lugar en la pantalla para causar esa emoción en el espectador que le haga sobresaltarse ante el desarrollo de una secuencia de efectos especiales. Las palabras de los personajes son simples marcas de entrada al siguiente paso de una fórmula comprobada una y otra vez.

Entonces, con todo esto que ya les comentamos, ¿por qué disfruté la película? Porque G. I. Joe es una cinta que se debe ver con la idea de desconectar el cerebro completamente, dejando apenas las neuronas básicas que nos permitan levantar las palomitas y el refresco por dos horas. Esta película se vive con la víscera y, más importante aún, con el más básico instinto de entretenimiento primitivo. Por supuesto, no esperen que sea una cinta que puedan disfrutar con su novia, sino con un grupo de amigos en una salida tipo “El Club de Tobi”. Aquí es donde la cinta cumple con su propósito y devela su verdadera motivación: la búsqueda de un mercado perfectamente identificado que compra estas historias por un simple y sencillo punto de necesidad de emociones sistemáticas y cíclicas. Es el equivalente masculino de los motivos mercadológicos de, por ejemplo, Twilight, libro y cinta que basan su éxito en un mercado absolutamente específico y diseccionado al milímetro. La batalla entre el bien y el mal con explosiones y alardes de gadgets que más de uno quisiera factibles es el punto fuerte de esta producción cinematográfica. Por ello la edición de la cinta corre con una dinámica especial -cabe destacar que el trabajo en la sala de postproducción sí merece aplausos y, posiblemente, una nominación al Oscar- que nos avienta de una secuencia a otra con una velocidad vertiginosa.

gi-joe-snake-eyes

La música es el punto más fuerte. Alan Silvestri regresa a las ligas mayores con un score que se entiende y se identifica en cada secuencia. Silvestri hizo un buen trabajo para entender los personajes y las necesidades visuales de su partitura. Triunfalista, tecnológico, veloz… son las palabras que puedo pensar acerca de esta Banda Sonora. Así que, si pueden, cómprenlo cuando lo encuentren en su tienda especializada.

Calificación: 6
Recomendación:
G. I. Joe: Rise of the Cobra es una película que bien vale la pena esperar a que llegue a Blu-Ray o DVD y organizar una carne asada, cervezas, botana y una tarde entre amigos para disfrutar de ella de la manera adecuada. De otra forma, es una película que bien puede pasar rapidamente a la colección de cintas olvidables que se regalan de emergencia en navidad.

gijoesuperbowlfulltop

Saludos,
D

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: