h1

DVD/Cinecrítica. REC (Balagueró-Plaza, 2007)

marzo 11, 2010

Esta es de esas cosas que me pasan muy seguido. Soy comprador compulsivo de películas y hay muchas que he comprado sin verlas previamente, por recomendación, capricho, impulso o razones que aún no logro entender y que, después, como la acumulación de libros o discos, quedan guardadas en espera de ser abiertas para disfrutarse. Hoy, tras estar trabajando buena parte del día, decidí guardarme temprano y al ver mi colección localicé el DVD perdido en un género que no le correspondía. Ya con la caja en las manos, lo único que tuve que hacer fue servirme agua, poner el disco en el reproductor y disfrutar. Esto es: REC.

REC: La mejor cinta de horror del cine español

Hay un movimiento muy ligero y muy interesante en el cine al que vale la pena ponerle atención. Algo que a los críticos les ha dado por llamar el reality cinematográfico. El gran ejemplo e iniciador del mismo -para efectos del mainstream- fue el ejercicio cinematográfico hecho en The Blair Witch Project que es una cinta a la que le sucede lo mismo que a la ópera: o la amas, o la odias; no existe un punto medio. Pues bien, REC sigue por ese camino pues esta técnica de filmación le viene como anillo al dedo al género de terror y suspenso.

El argumento de la cinta es simple. Una reportera de un programa que se entiende es de medio pelo, decide realizar una historia sobre la vida dentro de una estación de bomberos en el turno nocturno. Al salir a una llamada de emergencia, llegan a un edificio viejo de Barcelona en el que, al parecer ha habido un accidente en uno de los pisos y se requiere atención médica para su habitante, una anciana de la que se sospecha ha sufrido una caída tras el reporte de gritos y golpes por los vecinos. Al llegar al lugar, la mujer ataca a un policía arrancándole, con los dientes, una parte del rostro y el cuello. Cuando deciden buscar ayuda, descubren que el edificio ha sido cerrado y contenido por una investigación de riesgo sanitario. Nadie sabe lo que sucede. Los vecinos están en el lobby del edificio, junto a un policía, dos bomberos, la reportera y su camarógrafo. Ahí se desata la locura.

Manuela Velasco protagoniza como una reportera de Barcelona

La técnica realista de filmación, siempre a través de los ojos de la cámara del reportero nos mantiene con la adrenalina y la atención fijas. Imaginen una cobertura de guerra en medio de la batalla. La cámara se mueve al ritmo de un camarógrafo que no sólo huye para protegerse, sino también se asume como el único capaz de contar la historia que se desarrolla dentro del edificio. De esta manera, podemos ver el desarrollo de la variopinta comunidad de personajes. Un administrador del edificio con conocimientos mínimos de medicina, un bombero que sólo busca proteger a la reportera que lo acompaña, un viejo solitario claramente homosexual que se preocupa más por su imagen dandy que por lo que sucede, una mujer histérica, escandalosa y argüendera con una hija enferma, un par de ancianos que no entienden lo que sucede, un oficial sanitario que sabe lo que pasa pero no dice nada, un policía paranoico y asustado que claramente demuestra su novatez y una familia de inmigrantes orientales que no entienden el idioma, pero conocen el miedo. Y, por su parte, la reportera y su camarógrafo, equipo que al principio entiende que tiene la nota que los sacará de la mediocridad y que representa la curva del miedo conforme la historia avanza.

La cinta hace uso exitoso de los leit-motif del género. Los planos lentos antes antes de un acontecimiento impactante, los ruidos y sonidos incidentales que suceden siempre fuera de cuadro y generan una sensación de paranoia y desprotección, la evolución de personajes que van cayendo conforme se aferran a su propio vicio o circunstancia y los adereza con la sensación visual de una cámara de video al hombro y una iluminación realista. ¿A qué me refiero? Cuando se va la luz, se va la luz. No existen estos tonos azules para que podamos ver en pantalla a los personajes y que, por costumbre, entendimiento y cultura cinematográfica colectiva nuestra relación de significado y significante entienda que ellos, los personajes a cuadro, no están viendo nada. Aquí si la luz se apaga, sólo nos queda el ruido, los gritos, las respiraciones y los diálogos. Si se prende, apenas podemos ver lo que alcanza a iluminar un foco de cámara de televisión, lo que incide en la sensación de terror ante lo desconocido al final del halo de luz. Eso le da un plus a la cinta que todos los amantes del género apreciarán y disfrutarán. Los planos secuencias son largos para hacernos sentir en tiempo real lo que va aconteciendo conforme la “cobertura periodística” avanza. Eso, también, en una cinta de un género acostumbrado a múltiples cortes, edición complicada y dinamismo muchas veces exagerado, se agradece.

La cinta se realizó en locaciones y con técnica de cámara al hombro

En cuanto al guión, los primeros dos actos de la cinta se desarrollan sólidos, en el entendimiento de humanizar completamente a los personajes. Aquí no estamos frente a personajes con complicaciones personales o subtramas que nos lleven por la historia. Estamos frente a personas comunes, enteramente reales y que sabemos que existen todos los días en todas las ciudades. La forma en que las entrevistas realizadas por el personaje principal muestran a los testigos y protagonistas del hecho podrían estar perfectamente puestas en cualquier reportaje de cualquier noticiero en el mundo. En el tercer acto es cuando, a mi gusto, el guión se cae un poco, al utilizar un recurso arquetípico para este tipo de historias. Sin embargo, no cae desproporcionadamente, pues la utilización de dicho elemento se hace de manera sutil, suave, elegante. ¿Cómo? No hay personajes que quieren resolverlo, curarlo, corregirlo. Vaya, ni siquiera intentan entenderlo. La misión, en este tercer acto, sigue siendo la misma: salir con vida.

Se siente, de inmediato, el esfuerzo independiente de realización de la cinta. Las locaciones son reales, todo sucede en el edificio, lo que otorga, además, una experiencia visual de encierro. En ocasiones, los actores no fueron prevenidos de lo que sucedería, por lo que las reacciones de los mismos son naturales y se percibe en pantalla. Y, al igual que en The Blair Witch Project, se agradece de sobremanera esto, pues el realismo permea la pantalla y el espectador puede experimentar las sensaciones que sus creadores esperaron. El final, como debe ser, es rápido e inevitable, pero no por ello, para los fanáticos del género reality/horror, sopresivo.

La iluminación de la cinta es fundamental para la experiencia

Con las actuaciones de Manuela Velasco, Ferrán Terraza y Pablo Rosso, la cinta cumple con su cometido. La tensión vivida como espectador es comparable a los grandes títulos del género y, sin duda, pone a REC como una cinta no apta para personas sensibles que buscan una cinta de horror para pasar el rato. La experiencia es de adrenalina y tensión, aún para quienes conocen el género y lo tienen como básico en su colección cinematográfica.

Cabe destacar que en 2009 se realizó una segunda parte (misma que, en esas compras compulsivas ya también llegó a la colección) y que Estados Unidos realizó un remake de la cinta titulado Quarantine y protagonizado por Jennifer Carpenter y Jay Ramírez que, la verdad, no se si se me antoje ver pues Hollywood tiene historial de destruir las cintas del cine independiente europeo por muy buenas que sean. Si lo dudan, comparen Tesis con 8 MM, Abre los con Vanilla Sky, o Wings of Desire con City of Angels.

Les dejamos el trailer.

Calificación: 8.5
Recomendación:
Para amantes del género o novatos valientes. Si eres sensible al cine de terror tradicional, evitate el sufrimiento, porque es una garantía que la pasarás muy tens@.

Saludos,
D

Anuncios

2 comentarios

  1. Muy buena, yo soy fanatico del cine de Terror y esta fue muy buena. La segunda parte no la recomiendo demaciado aunque trata de explicar lo sucedido en la primera, si fuera por mi ya la acabo en la primera y me olvido de la segunda.


  2. ush q tal uno asi jummm:(



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: