h1

Después de Chávez. Entre plañideras y temores infantiles.

marzo 8, 2013

Por: Carlos Dragonné

Dedicado a Rodrigo Gómez, quien hizo las dos preguntas que motivaron este artículo.

Después de muchos rumores y especulaciones de medios internacionales, la noticia ahí está: Hugo Chávez Frías ha muerto. Y no importa si murió, como dice el ABC en Cuba y fue trasladado a Venezuela de manera secreta; menos si, como un articulista de Le Monde sugirió, murió hace meses pero se estaba gestando el mito de la lucha contra el mal del cáncer que fortalecería el chavismo post-Chavez para las elecciones por venir; menos si murió como nos lo dijeron, pidiendo no morir y temeroso del final como la mayoría de los seres humanos, postrado casi sin hablar en una cama de hospital, incapaz de vencer ya sea el cáncer o el cansancio. La única verdad es que ha muerto el presidente venezolano al que ni el Rey Juan Carlos de Borbón pudo callar y que sacaba ámpulas en el 1600 de la Avenida Pennsylvania cada vez que se aventaba una declaración sobre los yanquis de mierda a los que mandó al carajo con tal fervor y aplausos que ha sido, por mucho, la imagen más recurrida en sus exequias audiovisuales en todos los medios. Y hay dos preguntas en el aire que no logro responder.

El-presidente-Hugo-Chavez-ante_54352377146_54028874188_960_639¿De dónde sale el amor a Chávez?

Las calles de Caracas están saturadas de gente que se deshace en llanto y lamentos sobre su comandante caído. Y no son plañideras que acompañan el féretro con sus lacrimatorios que acompañen las cenizas del difunto tras las procesiones -aunque, con las últimas noticias, no me sorprendería que saliera algún ministro a informar que así será-, sino auténticos venezolanos desconsolados que temen por el futuro de la patria y que sienten que han perdido una parte de ellos y de su revolución bolivariana a la que ya tan acostumbrados estaban. Sí, los mismos venezolanos que viven en un país con una tasa de 76 homicidios por cada 100 mil habitantes. Para que se den una idea, aún con la guerra en contra del crimen organizada heredada por el Presidente Calderón, en México tenemos una tasa de homicidios de 24 por cada 100 mil habitantes. Ese Hugo Chávez Frías que, entre cantos de José Alfredo llevados al extremo de su egocentrismo deja un país con una inflación por encima de 25.3% en 2012 y que se convirtió en uno de los peores países para la inversión extranjera por esta manía expropiadora a capricho, como casi todo lo que parece hecho en su gobierno.

Sin embargo, ahí están las plañideras modernas, con una vida en pausa, apenas sostenidos del cable por el que caminaban sobre el vacío sintiendo que la muerte del líder es el último movimiento para que el cable se rompa y caigan, inevitablemente, hacia el sinfin de sus mayores temores sociopolíticos, infundidos en su mayoría por el discurso chavista mismo, como pequeños niños a quienes les han contado que el coco viene por ellos si su padre se ausenta, porque el coco no se fija más que en los niños dejados en un rincón, inutilizados sin la presencia paterna, desarmados en la desinformación, incapaces de valerse por si mismos.

fotonoticia_20130306202306_500

Y es ahí donde el miedo se acomoda. No por culpa de Chávez tanto como por culpa de quienes lo antecedieron. El principio goebbeliano del discurso repetido no sucede sin que exista una base ideológica detrás, un temor guardado en los rincones de la memoria donde puede cultivarse y florecer para dominar las decisiones de quienes caminan por las calles y llenan kilómetros de asfalto para esperar hasta 6 horas con tal de poder ver 6 segundos a quien, desde el púlpito político les creó la ideología. El chavismo crece gracias al prechavismo. Porque el postchavismo en un país que sólo conoce a Chávez, en un país de electores que sólo conocieron un líder magnánimo que estallaba en nacionalismo puro y puritano -que no es lo mismo y tampoco es sano- se convierte en un escenario inexistente. Chávez logró lo que pocos líderes han logrado, pues trascendió a su propia muerte y convirtió su caprichosa forma de gobierno, basada en la exploración de los medios en una ideología que sólo necesita una figura frontal, aún cuando esa figura sea tan débil como Nicolás Maduro, quien parte de la teatralidad chavista bien estudiada y no ha dejado de hablar a voz rota y ojo vidrioso desde el exilio convaleciente de quien hoy ha muerto.

 ¿De dónde sale el respeto a Chávez? 

La segunda pregunta tiene que ver con el fenómeno internacional de la muerte de Chávez Frías. Se ha anunciado que el martes comienza el cónclave: no importa, pues Chávez está siendo velado con guardias de honor de los presidentes de todo el continente e, incluso, de algunos del otro lado del charco. Se ha anunciado en Corea del Norte una amenaza de represalias nucleares contra Estados Unidos: no importa, pues Chávez está siendo llorado en las plazas públicas no sólo de Venezuela, sino de Cuba, Irán, Ecuador, Bolivia, Argentina, Uruguay, Perú, Brasil y Nicaragua. La crisis económica global sigue afectando a las grandes potencias, lo que genera un riesgo de inversión y de nuevos episodios de recesión: no importa, pues Chávez ha causado que varios países declaren uno, tres o hasta siete días de duelo nacional por la muerte de un extranjero.

Autoridades-junto-feretro-Chavez

Ahí están, en los funerales del comandante más de 30 jefes de Estado que seguro convertirán la muerte de Chávez en un momento histórico y del que tendremos que estar pendiente para ver las repercusiones sociales y políticas de un continente que está atrasado en la globalización y en el esfuerzo conjunto de políticas de Estado. Podemos juzgar desde nuestras perspectivas la corrección o no de la presencia de los mandatarios en las exequias del venezolano, pero la realidad es que estamos ante un funeral de Estado y ante una oportunidad de estrechar lazos entre naciones y preparar terreno para oportunidades económicas que generen algún beneficio para la región.

Ahora nos toca esperar. Esperar para saber si la oposición tiene la fuerza necesaria en Venezuela para tocar las puertas de los ciudadanos que aún no entienden las ventajas y desventajas del chavismo y la espiral de aislamiento en la que están desde la llegada del militar al poder. Toca esperar para ver los resultados de una política del miedo que, a la muerte del comandante, se exacerbó con movimientos y militares desplegados por todo el territorio nacional para contener y proteger a los ciudadanos de algo que no hemos logrado comprender. Toca esperar que la Constitución de Venezuela sea respetada y no manipulada como lo hizo durante todos sus mandatos quien llegó al poder para limpiar las instituciones del país y terminó por limpiar al país de sus instituciones, dejando una Venezuela dolida y vacía, inoperante sin las órdenes y exigencias de un líder omnipotente que, a pesar de lo que digan sus seguidores, dinamitó la democracia. Pero también, aunque no nos guste, toca saber si la democracia era el camino correcto en ese momento histórico de Venezuela en el que la democracia falló en sus funciones y le falló al pueblo mismo.

5138a79fb04ed_515x343

Juicios y conclusiones del chavismo faltarán muchos por hacerse, pero queda una imagen clara para su análisis y entendimiento. La presencia de 30 jefes de Estado en el funeral de quien sólo quiso Venezuela para él mismo a base de promesas y ofrecimientos incumplibles pero extremadamente populares, manda el mensaje claro. Hasta hace unos días, la agenda de América Latina se dictaba desde el palacio de Miraflores. Hoy, hay 30 jefes de Estado peleando por ser ellos quienes comiencen a dictar esa agenda. Y varios están sudando de la emoción mientras otros comienzan a fortalecer alianzas. Y así, entre plañideras y quienes festejan en silencio, habemos quienes nos preguntamos: ¿qué hizo Chávez para ser amado y qué hicieron los que estuvieron antes de Chávez para que el simple recuerdo de su presencia sea tan temido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: