Posts Tagged ‘Estado’

h1

Editorial. Dos frases que hielan la sangre.

octubre 24, 2014

Twitter: @carlosdragonne

“Nos quitaron tantas cosas que hasta nos quitaron el miedo”, se lee en una de las tantas pancartas que se vieron durante las marchas para exigir justicia por el caso de los 43 normalistas desaparecidos en Guerrero. Hace mucho tiempo que una frase no me causaba tanto silencio, tanta reflexión y, sobretodo, tanta impotencia de saber que, sin duda, la primera parte de la frase es enteramente cierta. Ya veremos si la segunda es también igual de cierta. Y no es una frase nueva. Se vio en las marchas en Venezuela, se leyó en las bardas pintadas en Colombia cuando la peor crisis social que exigía una lucha frontal contra la guerrilla. Se leyó, incluso, en inglés, árabe y otros idiomas en muchas manifestaciones alrededor del mundo. Pero aquí, hoy, caló profundo al ver la imagen entre los miles de manifestantes que ayer llenaron las calles de la ciudad de México en una de esas movilizaciones sociales que pocas veces se pueden ver y que uno quisiera que menos veces fueran necesarias. Pero además, en estas calles se puede sentir el clamor de dos entes completamente ajenos y distantes que se entremezclan en la vorágine de las consignas, en el barullo de los gritos y, sobretodo, en la brutalidad de las exigencias. Por un lado están los mismos de siempre, exigiendo renuncias, pidiendo cabezas, aventando culpas abstractas a un Estado que ni siquiera comprenden en su remolino de insatisfacciones políticas y no sociales, aquellos que buscan con nostalgia, aunque sin saberlo, el retorno del presidencialismo absolutista que con un sólo dedo señalando culpables, causas y consecuencias podía hacer desaparecer todo o, incluso, podía limpiar hasta la más imbécil de las imágenes burdas de sus fracasos. Ellos, quienes buscan la caída del sistema sin lograr siquiera entender qué hacer en el hipotético caso de lograrlo, empujando al desastre y a la fantasía de una utopía basada en el caos y la anarquía, se mezclan en las marchas y en los gritos entre auténticos grupos a los que hay que ponerles atención.

tumblr_ndrx9wPp481r3jy3oo1_500 Read the rest of this entry ?

h1

Editorial. ¡Maricón! ¡Puñal! (oootra vez)

abril 25, 2013

Por: Genaro Lozano foto_perfik_final

Todos los días cuando voy al gimnasio uso una bolsa negra (sí, bolsa) que “parece de mujer”  y que me hace sentir bien maricón. De hecho, cuando paso al supermercado después del gym, mi bolsón negro siempre causa un debate entre el policía de seguridad del súper, quien invariablemente me pide que la deje en la paquetería, para luego desistir cuando le enseño a una señora que pasa a lado de mí con una bolsa más chica que la mía o del mismo tamaño. Al policía le digo siempre: por qué a ella no se lo exige, a lo cual me contesta “porque la de la dama es una bolsa y la tuya es, es, es…”. Después de titubear unos segundos yo le contesto: ¡una bolsa! Segundos después gano mi minibatalla  y entro al súper con mi bolsa sintiéndome rejota y repoderoso por haberle ganado a los roles de género y al machismo.

Valerio-Gamez

Read the rest of this entry ?

h1

Política. Bienvenidos al peor escenario.

septiembre 17, 2008

¿Quién iba a decirlo? Esperábamos que el grito de independencia de este año fuera un poco más complicado que otros debido a la polarización política e institucional que hemos estado viviendo y a la que nos han empujado diversos actores de nuestra clase en el poder. Y creo que muchos, de cierta manera, no se hubieran sorprendido si algo pasaba en el Zócalo de la ciudad de México entre gritos de varios grupos cual bizarra versión de un blanco VS negro o bien VS mal. Pero nuestras peores imaginaciones no pudieron preveer lo que pasó. Y no fue en el DF. Fue en Morelia. Y no fue un acto político de repudio o agresión… Fue un acto terrorista. Bienvenidos al peor escenario posible.

Read the rest of this entry ?

h1

Fidel ha muerto…

abril 27, 2008

Fidel Castro ha muerto en Cuba. Y no me refiero a las teorías conspiracionales que desde su hospitalización comenzaron a circular. La muerte de Fidel es algo más real, más sólida y palpable que, incluso, un ataúd con su cuerpo y una lápida con su nombre. Es la muerte de un sistema. La muerte de una ideología de Estado. Déjeme explicarle.

Read the rest of this entry ?